sábado, 31 de octubre de 2015

LADY KATHERINE FANSHAW, asaltadora de caminos


La Malvada Dama de Hertfordshire

 
 
 
Lady Katherine Fanshaw, de soltera Lady Katherine Ferrers de Buyfordbury, nació en el seno de una rica y noble familia de provincias el 4 de mayo de 1634 y murió posiblemente el 13 de junio de 1660. Fue, de acuerdo con la leyenda popular, la "Malvada Dama", una mujer convertida por necesidad en una aventurera y bandida, en una temible asaltadora de caminos que campaba a sus anchas por las carreteras principales aterrorizando a los viajeros que pasaban por Nomansland, en el condado de Hertfordshire, en la primera mitad del siglo XVII, antes de encontrar la muerte a consecuencia de las heridas recibidas durante su último robo. Incluso a día de hoy, persiste la creencia de que su fantasma sigue recorriendo aquellos antiguos caminos aterrorizando a los incautos que se aventuran por ellos, o apareciendo por la mansión familiar de Markyate Cell.

En realidad, y más allá de la leyenda local, la vida de Lady Fanshaw permanece siendo un misterio y hay pocas evidencias de que haya sido en realidad quien pretendieron los lugareños que fue. Un artículo de John Barber, publicado en 2002, argumenta que es improbable que Lady Fanshaw fuera la legendaria "Wicked Lady" o "Malvada Dama" de Hertfordshire. Lo que si se sabe, aunque sea poco, es que Katherine Ferrers pertenecía a una riquísima familia de la región poseedora de vastas fincas y que, a la edad de seis años, vio morir sucesivamente a su padre Sir Knighton Ferrers y a su abuelo Sir George Ferrers convirtiéndose en la única heredera de la fortuna Ferrers. Su madre, también llamada Katherine Walter de Hertingford, murió a su vez dos años después de casarse en segundas nupcias con Sir Simon Fanshaw (1642). Cuando la joven heredera aún no había cumplido los 14 años de edad, su padrastro arregló un matrimonio de conveniencia con su sobrino Lord Thomas Fanshaw quien, por aquel entonces, computaba 16. Puntualicemos que los Fanshaw habían sido también una de las más ricas familias terratenientes del país y cuyas posesiones fueron comparables en extensión a los de la familia Ferrers de Buyfordbury. Ambas familias eran eminentemente leales a la Corona y profesaban la fe anglicana, por lo que una unión entre ambas parecía adecuada y provechosa, aunque aquello supusiera un matrimonio forzado entre dos adolescentes, con tal de asegurar la transmisión de la fabulosa herencia Ferrers ya que los Fanshaw estaban arruinados desde la derrota del bando realista.

Dado que Lady Fanshaw vivió durante la Guerra Civil Inglesa y teniendo presente que pertenecía, por tradición familiar, al bando realista, no resulta tan descabellado creer que fuera la legendaria enmascarada que se enseñoreaba nocturnamente por los caminos de la zona. En una época en que imperaba la desesperación y el hambre tanto entre el campesinado como entre la gentry (la clase señorial y terrateniente), no era extraño ver cómo la penuria empujaba a muchos jóvenes caballeros y damas de noble cuna, incluyendo sus criados y doncellas, a convertirse en asaltadores de caminos como único medio para conservar sus maltrechas y menguadas propiedades ancestrales, constantemente amenazadas de embargo y sobre las que pesaban gravámenes abusivos impuestos por el Parlamento Londinense. Lady Fanshaw, como tantos otros de sus semejantes, vio cómo morían en los campos de batalla los miembros más jóvenes de sus familias y cómo perdía paulatinamente sus bienes muebles e inmuebles a manos de las tropas de Cromwell (que se dedicaban a saquear y a incendiar las mansiones de los partidarios de Carlos I, para luego verse éstos sancionados con multas que acababan de arruinarlos del todo) y de los implacables recaudadores enviados por el Parlamento. Por tanto, no parece tan fantasiosa la creencia de que Lady Katherine Fanshaw, fuera la "Malvada Dama" enmascarada que, a caballo y por la noche, robaba a punta de pistola.

Siempre según la leyenda, la hermosa Katherine Ferrers fue obligada a contraer matrimonio a edad temprana y, su marido el futuro 2º Vizconde Fanshaw, que siempre estaba ausente (porque le retenía indistintamente la guerra o la cárcel lejos del hogar), había vendido gran parte del considerable patrimonio familiar para pagar sus interminables rescates, por lo que la dama se encontró en una situación harto precaria. La falta de pecunio la llevó a cometer atracos por los principales caminos transitados de la zona, ayudada por su cómplice y puede que amante el granjero Ralph Chaplin, convirtiéndola en toda una criminal. Se le atribuyó todo un catálogo de fechorías: varios hurtos en casas y mansiones vecinas a las que luego incendiaba, sustracción de víveres, el asesinato de un agente de la ley, varios asaltos a carruajes, a convoyes y viajeros a punta de pistola... Hasta que unas balas de sus últimas víctimas marcaron el final de su carrera de bandida y la de su amante. Puede que la leyenda popular exagere atribuyendo tantas maldades a la "Malvada Dama", teniendo en cuenta que en aquella época, reinando Carlos I y luego bajo la dictadura de Cromwell, el bandidaje era el pan de cada día en una Inglaterra desgarrada por una cruenta Guerra Civil. Sin embargo, los saqueos e incendios de mansiones y los asaltos en los caminos cesaron repentinamente tras la muerte de Lady Fanshaw.





LADY FANSHAW: Contrastando leyenda y veracidad


En las historias populares, en las leyendas, siempre se acaba por encontrar 'pegas' entre lo que afirman éstas y lo que se comprueba con hechos y datos verificables. En primer lugar, nos vemos en la obligación de puntualizar sobre varios detalles que conciernen al personaje o heroína que practicó el bandidaje por los caminos de Hertfordshire:

1)- Katherine Ferrers, tras casarse con el Honorable Thomas Fanshaw, se convirtió no en 'Lady Fanshaw' sino en 'Mistress Fanshaw', condición que subraya su posición de mujer terrateniente, en dueña y señora de la finca de Markyate Cell. Añadir que tampoco fue 2ª Vizcondesa Fanshaw porque, sencillamente, murió antes de que su marido heredase el título de su padre.


2)-El título de 1er Vizconde Fanshaw of Dromore lo ostentó el suegro de Katherine, Sir Thomas Fanshaw, rico terrateniente cuyas principales posesiones se ubicaban en Irlanda (en el retrato contiguo). Viudo desde 1628 de su primera mujer, Anne, se distinguió sobretodo por su actuación durante la Guerra Civil Inglesa en el bando monárquico. La derrota de los partidarios del rey Carlos I supuso la ruina para los Fanshaw, que se vieron despojados de sus tierras y condenados a pagar multas astronómicas. Habría que esperar hasta la Restauración de 1660, con el regreso del rey Carlos II, para que los Fanshaw volvieran 'a flote' en el escenario sociopolítico. Para recompensar la lealtad y mitigar las penurias sufridas por Sir Thomas Fanshaw y los suyos, Carlos II le convirtió en Caballero de la Orden del Baño y 1er Vizconde Fanshaw en 1661, abriéndole las puertas de la Cámara de los Lores. El disfrute de tales honores fue breve para el 1er Lord Fanshaw ya que falleció cuatro años después (1665), heredando el título su hijo Thomas Fanshaw, como 2º Vizconde, y viudo desde 1660 de la rica heredera Katherine Ferrers de Buyfordbury, señora de Markyate Cell, de la que por cierto nunca tuvo hijos aunque se baraja el probable nacimiento de un bebé que murió en la cuna.

3)-Existe la hipótesis de que Katherine Ferrers no fuera la 'Wicked Lady' de la leyenda popular, sino otra mujer que tenía lazos de parentesco con ella: Lady Katherine Fanshaw, nada menos que su cuñada! ¿Habrán confundido, los que difundieron las asombrosas aventuras de la bandida, a las dos cuñadas que compartían los mismos nombres de pila y apellidos? De la joven cuñada de Katherine Ferrers, Katherine Fanshaw, tan solo se sabe que nació en 1653, cuatro años después de la ejecución del rey Carlos I, y que era efectivamente la hermana de Thomas Fanshaw e hija del 1er Lord Fanshaw; que ambas cuñadas compartían techo en Markyate Cell. Pero, una vez más, las fechas no coinciden: es difícil creer que una chiquilla encarnase a la temible asaltadora de caminos de Hertfordshire. Por otro lado, Lady Katherine Fanshaw computaba 7 añitos cuando su cuñada 'Mistress Katherine Fanshaw' murió de sus heridas (siempre según la leyenda) desplomándose en el quicio de la puerta de la cocina de su mansión, tras escapar de un desastroso y fallido asalto de una diligencia, y en el que encontró también la muerte su supuesto amante y compañero de fechorías el granjero Ralph Chaplin.

Por otro lado, extraña que una dama tan rica como lo fue en su día Katherine Ferrers, se viera empujada por las circunstancias de su época a practicar el robo para poder conservar sus bienes amenazados por las autoridades parlamentarias. Que los Fanshaw estuvieran arruinados no implicaba que ella también lo estuviera, aunque se viera en la tesitura de acoger en su casa a su familia política y que ésta viviera a sus expensas. Otras versiones cuentan que Katherine Ferrers-Fanshaw se convirtió en asaltadora de caminos por diversión, por su exacerbado gusto por las emociones fuertes y puede que por amor a Raph Chaplin, ese mismo que era un honesto granjero de día y un desalmado ladrón de noche, y que la adiestró en el oficio.

4)-Otro misterio: ¿de qué murió realmente Katherine Ferrers para que, una vez muerta, la enterrasen deprisa y corriendo en plena noche, tal y como cita algún que otro personaje de la época? ¿De las heridas recibidas en su fallido intento por hacerse con el botín de la diligencia?¿De un mal parto? Persiste también el secreto sobre dónde está enterrada realmente. De los archivos parroquiales tan solo se releva este dato: la fecha de su defunción a los 26 años, sin más explicaciones.

viernes, 30 de octubre de 2015

jueves, 29 de octubre de 2015

CURIOSIDADES -198-

"Falsa Firma en Falso Testamento"



Cuando Carlos II de Austria, Rey de las Españas y de las Indias (1661-1700), último monarca Habsburgo reinante en Madrid exhalaba su último suspiro en el Real Alcázar de Madrid, el 1 de noviembre de 1700, toda la corte y el cuerpo diplomático allí reunidos esperaban con impaciencia que se anunciara el nombre del sucesor. Todos esperaban a que se pronunciara el nombre del sobrino del difunto, el Archiduque Carlos de Austria, segundo retoño del Emperador Leopoldo I, pero no fue así. En vez del archiduque, un alto dignatario castellano dejó claramente entender al Conde von Harrach que, el elegido era el Príncipe Felipe de Francia, duque de Anjou, nieto de Luis XIV y sobrino-nieto de Carlos II, gran rival del pretendiente Habsburgo. Y todo eso en un sentido abrazo con el atónito representante de la Corte de Viena, añadiendo su alegría al despedirse para siempre de la Casa de Austria. Las consecuencias de esa supuesta "real designación" por parte del último Austria, son de sobras conocidas: la Guerra de Sucesión Española, en la que se enfrentaron las potencias europeas para defender a sus respectivos candidatos, a sangre y fuego.

La primera víctima cobrada por ese conflicto que venía cociéndose desde antes de la muerte del rey, entre las cortes de Madrid, Versailles, Viena y Roma, fue un inocente niño de 7 años de edad: el Príncipe heredero José Fernando Leopoldo de Baviera (1692-1699), hijo del primer matrimonio del Elector Maximiliano II Manuel de Baviera con la Archiduquesa María-Antonia de Austria, hija del Emperador Leopoldo I y de la Infanta de España Margarita Teresa de Austria. Esta última era la hermana mayor de Carlos II de las Españas y, como él, hija del segundo matrimonio del rey Felipe IV con Mariana de Austria. Puesto que era el sobrino carnal del rey de las Españas, José Fernando Leopoldo de Baviera estaba llamado a sucederle en Madrid, cosa que no arreglaba para nada a dos monarcas como Luis XIV y Leopoldo I, ansiosos por repartirse los golosos despojos de la monarquía hispánica. Como Viena y Versailles ya se habían ocupado en repartirse el imperio moribundo de Carlos II, el sobrino molestaba y amenazaba con echar al traste con sus planes secretos. Sin dudarlo un instante, una mano a sueldo de Leopoldo I o de Luis XIV, obró para despejar el camino a otros dos pretendientes y envenenó al pequeño príncipe. El Elector de Baviera no tuvo dudas al respecto: su hijo y sano heredero, repentinamente preso de ataques de epilepsia, vómitos y pérdidas de conocimiento, había sido asesinado para servir los intereses de sus dos vecinos. Se trataba a todas luces de un crimen de Estado. Aún está por descubrir quién se escondía tras ese infame asesinato político.

Mucho se habló de las cavilaciones de Carlos II a la hora de decidirse por uno u otro pariente que solventara su problema sucesorio al carecer de descendencia de sus dos sucesivas consortes, y de la intervención papal a favor del pretendiente francés. La corte misma se dividió entre partidarios del Borbón y del Austria. El testamento levantó sospechas, pero la guerra terminó cuando el Austria enterró a su padre y a su hermano y, él mismo último Habsburgo de Viena, se aupó hasta el trono imperial de sus antecesores. Felipe V pudo entonces reinar indiscutiblemente en Madrid y fundar su dinastía después de renunciar a sus derechos al trono galo.



Sin embargo, y a los albores del siglo XXI, el famoso testamento de Carlos II "El Hechizado" fue detenidamente examinado por expertos grafólogos e historiadores, y su veredicto ha puesto en entredicho la legitimidad del primer Borbón y de todos sus sucesores. Considerando el estado de salud en el que se encontraba el moribundo, encamado y delirante, los expertos ponen el acento sobre la firma del rey: tal y como aparece, y a decir de los grafólogos, fue el testamento rubricado por una persona incorporada que no tumbada. Dicho claramente, resulta imposible que Carlos II sea el autor de dicha firma. Por otro lado, y para colmo, parece ser que el testamento en si sea falso de cabo a rabo. Los investigadores italianos Monaldi y Sorti, que husmearon entre los viejos documentos del archivo del Quai d'Orsay de París (sede de la Cancillería) y de la Biblioteca Marucelliana de Florencia, descubrieron que había sido fabricado enteramente por cuenta del rey Luis XIV de Francia. Todo un secreto de Estado desempolvado que ha forzado a los autores de Secretum, donde Monaldi y Sorti desvelan el fraude, a exiliarse a Viena al verse perseguidos y saboteados por el mismísimo Vaticano y, obviamente, por Madrid.

domingo, 25 de octubre de 2015

CURIOSIDADES -197-

"La Reina de las Bofetadas"



La creencia, bastante extendida, de que la reina Elizabeth I de Inglaterra e Irlanda (1533-1603) solía repartir bofetadas y manotazos con pasmosa facilidad, es del todo falsa. Aquí viene al pelo esa frase de "por haber matado un perro le llaman mataperros" . El cine ha contribuido a que esa creencia se convirtiera en credo, pero la última soberana Tudor nunca abusó de su autoridad ejerciendo violencia física sobre sus damas o consejeros. Tan solo se cuentan dos incidentes de este tipo en su larga vida: la vez que descubrió que una de sus damas, Mary Shelton, se había casado en secreto obviando el necesario permiso real (cosa intolerable a ojos de Elizabeth I), y la otra en que propinó un sonado bofetón al Conde de Essex, por haberle faltado al respeto de manera muy grosera ante su consejo.
En el caso de Lady Mary Shelton, y como todas las damas pertenecientes al séquito de la reina, ésta se encontraba bajo el cuidado y responsabilidad de Elizabeth I y entregada por su propia familia para que la soberana le encontrase un buen partido y casarla. El mero hecho de haber pasado por encima del "real permiso" y contraer matrimonio en secreto a espaldas de la reina (y de su familia), suponía un desafío a la autoridad real, una rebelión e insumisión que era calificada de traición muy grave. Y Elizabeth I no toleraba que pusieran en entredicho su autoridad, tomando como una burla a su confianza ese tipo de comportamientos. Que dijeran que la reina le propinó una paliza a Mary Shelton con un candelabro es, desde luego, una falsedad en toda regla. En realidad, perdiendo los nervios y llevada por la ira, Elizabeth I le propinó una bofetada y algunos golpes para demostrarle su disgusto. 

viernes, 23 de octubre de 2015

CURIOSIDADES -196-

"Emilia para los amigos"



El Duque Emil Leopold August de Sajonia-Gotha-Altenburg (1772-1822), abuelo materno tanto del Príncipe Alberto de Sajonia-Coburgo-Gotha como de la reina Victoria I de Gran-Bretaña, se convirtió accidentalmente en heredero de sus estados germanos gracias a la prematura muerte de su hermano mayor. Pese a sus dos matrimonios, a una educación estricta y orientada a la carrera militar sin dejar de lado las ciencias y las artes, el duque dejó bien claro sus inclinaciones: detestaba la caza y la equitación, más aún la vocación militar tan anclada en su familia, y todo lo que tuviera que ver con ocupaciones viriles. Convertido en mecenas de poetas y escritores, rehusó tomar parte activa en las guerras napoleónicas y unirse al ejército prusiano mientras sus ducados eran ocupados por el enemigo. En vez de enfundar un uniforme y desenvainar la espada, prefirió aprovechar el tiempo haciendo una gira europea y dejarse influir por las ideas liberales de Madame de Staël o de Bettina von Arnim que, por otro lado, le animaron a escribir poesía y a rebelarse contra los parámetros tradicionales. Dado que era gay, que le encantaba la danza, disfrazarse de mujer y permitir que su círculo de amigos le llamase Emilia en la intimidad, el duque August escribió y publicó la primera novela poética de temática gay conocida, titulada Kyllenion, un año en Arcadia.

Cita de la Semana



"Cuando nuestros sueños se han cumplido es cuando comprendemos la riqueza de nuestra imaginación y la pobreza de la realidad."

Frase de: Anne de Lenclos alias Ninon de Lenclos (1620-1705), cortesana y escritora.

jueves, 22 de octubre de 2015

CURIOSIDADES -195-

"Diamante con Mala Sombra?"



El diamante conocido como "El Gran Sancy" procedente de las minas de la India, con un peso de 55,23 quilates y tallado en forma de pera, entró en la historia occidental en 1476, cuando el Duque Carlos I "El Temerario" de Borgoña lo compró a un tal Louis de Berghem. Desde ese momento, empieza la supuesta maldición cobrándose a su primera víctima y poseedor. En 1477, ante los muros de la ciudad asediada de Nancy, en Lorena, encontrará la muerte Carlos I de Borgoña, cuyo cadáver sería encontrado totalmente despojado de sus ropas, armadura y joyas, y medio devorado por los lobos. El famoso diamante, obviamente, ha desaparecido pero el año anterior, ya que lo perdió en el curso de la batalla de Morat. En posesión de un mercenario suizo, éste lo vende por un puñado de florines y pasa de mano en mano hasta ser adquirido por el rey de Portugal, en cuyo inventario es señalado en 1489. Los monarcas lusos acabarían por empeñarlo y perderlo a manos de sus acreedores.

 
Retrato del Duque Carlos I "El Temerario" de Borgoña (1433-1477)
 
 
1 de Agosto de 1589: asesinato del Rey Enrique III de Francia.
 

Reaparece casi 100 años después, en 1570, en manos del gentilhombre Nicolas Harlay de Sancy, a quién se debe el nombre del diamante. El rey Enrique III de Francia llevará encima ese diamante, considerado el más grande y bello del mundo, pero no lo adquirirá por tener un precio demasiado elevado; sencillamente se lo devuelve después de lucirlo. Enrique III moriría asesinado en 1589 por un monje fanático.
Propuesto al rey Enrique IV, su adquisición no fragua: su precio es exorbitante. Sin embargo, a imagen y semejanza de su primo y predecesor en el trono galo, también moriría apuñalado en plena calle por un tal Ravaillac en 1610. Supongo que a raíz de esas tres muertes violentas, es cuando empieza la dudosa fama de piedra maldita del Gran Sancy.

 
14 de Mayo de 1610: el Rey Enrique IV de Francia muere apuñalado.
 
 
30 de Enero de 1649: el Rey Carlos I de Inglaterra y Escocia es decapitado en Londres.
 

La piedra con tanta mala sombra es, por fin, vendida en 1604 al rey Jacobo I de Inglaterra, y su hijo el nuevo rey Carlos I será posteriormente la víctima Nº4 del Gran Sancy: destronado por la revolución, muere decapitado en enero de 1649. Es su consorte y viuda, la reina Enriqueta María de Francia quién, para saldar sus deudas en el curso de su exilio francés, lo cede al Duque d'Epernon en 1647 y éste es adquirido una década después por el gran amateur de piedras preciosas, el Cardenal Mazarino, en 1657. En 1661, el Gran Sancy forma parte de los 17 famosos diamantes de la colección del cardenal heredados por el rey Luis XIV, y estimado en 600.000 libras. Desde ese momento, el entonces más bello diamante del mundo occidental forma parte de las Joyas de la Corona Francesa. Tanto el Rey Sol como su biznieto parecen escapar a su maldición. Ambos mueren en sus respectivas camas tras largos reinados. Podemos incluir en esta lista de suertudos a sus anteriores poseedores.

 
1722: Luis XV de Francia estrena una nueva corona cuajada de gemas preciosas para su coronación en la catedral de Reims. El diamante El Regente figura en la parte frontal de la diadema, mientras que El Gran Sancy remata ésta ornando la flor de lis.


En 1722, será engarzado en la flor de lis que corona, y aquí valga la redundancia, la corona del rey Luis XV realizada para su coronación en la catedral de Reims. Sin embargo, el Gran Sancy es eclipsado por El Gran Pitt rebautizado como El Regente, un diamante de mayor tamaño, diferente talla y de reciente adquisición.

 
21 de Enero de 1793: el Rey Luis XVI de Francia es guillotinado.
 
 
16 de Octubre de 1793: la Reina María-Antonieta de Austria es guillotinada.
 
 
10 de Mayo de 1794: la Princesa Elisabeth de Francia es guillotinada.
 
 
La piedra de tan siniestros fulgores sigue encontrándose en el inventario de los Diamantes de la Corona Francesa en 1775, al figurar también engarzada en la pieza que remata la corona del rey Luis XVI. Su esposa María-Antonieta de Austria lo llevará repetidas veces en las grandes ocasiones y es compartida con la Princesa Elisabeth de Francia, su cuñada. Derrocados por la revolución, tanto Luis XVI como su esposa y su hermana son guillotinados en 1793 y 1794. Luis XVII, el delfín, muere o desaparece en extrañas circunstancias en 1795. En cualquier caso, y desde 1792, el Gran Sancy ha desaparecido junto a otro montón de diamantes tras el sonado robo de las Joyas de la Corona perpetrado en París. Reaparece en Madrid en 1794, en manos del rey Carlos IV de España y de su esposa Maria-Luisa de Parma, cuyas alhajas también serán "robadas" por el favorito Godoy y su amante Pepita Tudó a inicios del siglo XIX.

 
Retrato del Príncipe Carlos Fernando d'Artois, Duque de Berry (1778-1820), sobrino del Rey Luis XVIII de Francia; asesinado el 14 de Febrero de 1820.


Su víctima Nº8 es el Príncipe Carlos Fernando de Artois, Duque de Berry, quién, tras haberlo llevado encima, muere apuñalado en 1820 a manos de un tal Louvel a la salida de la ópera. Su hijo, el futuro Enrique V, presunto heredero del trono moriría en el exilio bajo el título de Conde de Chambord.

En 1828, el diamante es adquirido por el Príncipe Demidov, un aristócrata ruso. El capricho le cuesta nada menos que 100.000 francos. De Rusia irá a parar a su tierra natal, la India, cuando un maharajá indio lo adquiere por 100.000 libras Esterlinas.


 
Retrato fotográfico del Maharajá Bhupendra Singh de Patiala (1891-1938).


Nueva posesión del Maharajá de Patiala, el Gran Sancy no parece tampoco traerle suerte. Tras los sucesivos suicidios de casi todos los miembros de su familia, éste pierde la razón y acaba loco de atar. Sus herederos se desharán del diamante y será comprado por un millonario norteamericano naturalizado británico, William Waldorf Astor, 1er. Lord Astor. La hermosa gema será lucida por su nuera, Lady Astor, quien lo manda engarzar en su diadema. Ésta muere tranquilamente en 1964, sin sufrir aparentemente maldición alguna. La piedra sería posteriormente vendida por sus herederos al Gobierno Francés por la friolera de 1 millón de francos.

 
Nancy Witcher Langhorne, 2ª Vizcondesa Astor (1879-1964).


De vuelta a Francia en 1976, el Gran Sancy vuelve a manos del Estado Francés y es depositado junto a otros importantes diamantes de la Corona en el Museo del Louvre, para reintegrar su antiguo puesto entre las piedras más preciadas expuestas en la Galería de Apolo. Desde entonces, parece ser que el famoso diamante ha cesado de sembrar la desgracia a su alrededor, pero la leyenda negra persiste: tiene en su haber a más de 20 víctimas, dato exageradísimo y sensacionalista, sea dicho de paso.

  

domingo, 18 de octubre de 2015

CURIOSIDADES -194-

"Ser o No Ser el Autor"



William Shakespeare (1564-1616), actor, poeta y dramaturgo inglés, supuesto autor de 37 obras teatrales, 154 sonetos y varios poemas narrativos, es todo un enigma por resolver. Su persona como su obra han suscitado y siguen suscitando muchos interrogantes sobre su historia oficial, que parece fabricada a medida como uno de esos trajes de Bond Street. Hijo de John, un comerciante con dificultades económicas y hostigado por su catolicismo de tapadillo, que abandonó rápidamente los estudios secundarios para buscar fortuna en Londres, pasó de ser actor de teatro a autor prolífico de tragedias, dramas históricos y comedias muy celebrado. Sorprende que un plebeyo, de escasos estudios e hijo de una familia de analfabetos, acabara convirtiéndose en el máximo exponente de la literatura inglesa, y no solo de la era isabelina, sino de todos los tiempos. Sorprende también que todos sus escritos hayan desaparecido supuestamente en el incendio del Globe Theatre de 1613, que sus dos hijas, Susanna y Judith, fueran unas analfabetas totales, y que en su testamento tan solo legase a su mujer Anne Hathaway "su segunda mejor cama" y no se encontrase ni un solo libro o escrito suyo en su casa de Stratford. O Shakespeare era un extraordinario genio autodidacta o fue un vistoso hombre de paja de algún ilustre aristócrata que prefirió conservar el anonimato.  

viernes, 16 de octubre de 2015

Cita de la Semana



"El hombre creó a Dios, lo contrario queda por probarse."

Frase de: Lucien Ginsburg alias Serge Gainsbourg (1928-1991), músico, cantante, autor y compositor.

ACTUALIDAD: Madrid, ese ombligo

MADRID ES EL PROBLEMA
 
 

El año 1887, Valentí Almirall, en su L’Espagne telle qu’elle est, sentenció que el gran problema político de entonces era España, no Catalunya. El último número de la revista L’Avenç lleva un editorial titulado "El problema es español". Pienso que el principal problema que hoy tenemos no es Catalunya, ni tampoco es España, sino que es Madrid. O mejor dicho, el bloque político-económico que desde Madrid controla y gestiona toda España.

Me explicaré: cuando escribía Almirall, y años después Joaquín Costa, una oligarquía poco moderna y un caciquismo tradicional dominaban España desde un Madrid pequeño, burocrático, provinciano y bastante desvinculado de Europa. El gran cambio se produjo con el franquismo, que consiguió convertir Madrid en "la capital del capital". El régimen de Franco no sólo hizo de Madrid el exclusivo centro de las decisiones políticas, también propició que fuera el principal núcleo financiero y sede del poder económico. Se quiso hacer de Madrid un importante centro fabril, puesto que era preciso "descongestionar las grandes y peligrosas concentraciones industriales de Barcelona y Vizcaya" (Franco, 1944). Y si el primero y el segundo objetivo se lograron con creces, el tercero fracasó. Hoy no queda casi nada de las grandes industrias madrileñas creadas durante franquismo.

El proceso de convertir Madrid en la capital del gran capital se ha reforzado notablemente durante los 35 años de democracia, a pesar de la creación del Estado autonómico. Los gobiernos del PSOE y del PP han hecho de Madrid al gran beneficiado de sus políticas. En Madrid se recaudan los impuestos, se concentran las principales inversiones extranjeras –más del 65%–, se controlan los principales flujos financieros, es la sede de los más importantes centros de decisión públicos y privados y de más de la mitad de las empresas de mayor volumen de ventas. Pero Madrid exporta poco, está muy por debajo de lo que le correspondería porque produce muy poco. Sobre todo gestiona y reparte los recursos del conjunto español, pues su modelo es básicamente extractivo.


Hay un fenómeno significativo que aparece en todas las encuestas sobre los sentimientos identitarios de los españoles: la Comunidad de Madrid es donde hay el más alto sentimiento de pertenencia español y la menor identificación con su comunidad autonómica. No ha cuajado un regionalismo madrileño, cosa que sí ha pasado en la mayoría de las otras comunidades. El sentimiento de "capitalidad" imprime un carácter tan acusado que ha producido una gran identificación con el Estado-nación español hasta el punto que hoy son muchos los madrileños que piensan que, en el fondo, España es Madrid.


Estamos ante una sutil forma de apropiación de España por parte de Madrid. La enfática defensa de la nación española hecha por muchos políticos y los intelectuales de Madrid es una hábil forma de proteger el "modelo Madrid". Aunque esta gran concentración de poderes sólo beneficia a una pequeña minoría. A una élite integrada por buena parte de los máximos dirigentes de los partidos españoles, por directivos bancarios y de multinacionales, por altos técnicos de la administración pública, por ejecutivos de empresas, por algunos profesionales e incluso por intelectuales. Las estrechas relaciones entre política y negocios, lo bastante bien engordadas durante la locura especulativa de los años 1996-2010, han consolidado una nueva oligarquía española, más moderna, poderosa y ambiciosa que la denunciada por Costa hace un siglo.

El comportamiento de esta élite no es de simple administradora del patrimonio común de todos los ciudadanos, sino que a menudo actúa como el amo de la finca: recuerden aquello de "el solar es nuestro". Esta minoría privilegiada, como controla también buena parte de los medios de comunicación, ha logrado difundir la falacia de que está defendiendo la nación de todos los españoles cuando, de hecho, protege su modelo de gobernar y decidir. Esta élite es la principal causante y beneficiaria de la baja calidad de la actual democracia española: monopolio de los partidos institucionales, políticas de influencias y corruptelas. Y es la gran responsable del considerable despilfarro de recursos públicos provocado por su política neocaciquil. Favorecida por el bipartidismo institucional (como durante la Restauración), esta élite se muestra firmemente opuesta a cualquier reforma democratizadora y, evidentemente, al derecho a decidir reclamado por la mayoría de los catalanes.

Catalunya es demasiado importante para dejar que se escape de su control: concentra el 16% de la población, el 19% del PIB, el 25% de las recaudaciones fiscales, el 25% de las exportaciones, el 25% del turismo, el 35% de las patentes comunitarias, etcétera. Su forma de gestionar la vida política española sería inviable sin Catalunya. Hoy la élite de Madrid ve Catalunya como una "grande y peligrosa" concentración económica y "es preciso" que no tenga un auténtico poder: hace falta que todo continúe igual.

El caso catalán no ha provocado la actual crisis política española. Al contrario, es uno de los resultados de la persistencia del "modelo Madrid". Los propugnadores de hipotéticas terceras vías tendrían que saber que cualquier propuesta o pacto sobre el futuro político español pasa necesariamente por el desmantelamiento de este depredador y escasamente democrático modelo de gobierno que sólo está beneficiando a la nueva oligarquía madrileña del siglo XXI.

-Borja de Riquer-

Otro artículo con título Madrid es el problema que un gentil lector me ha hecho llegar:
http://www.elperiodico.com/es/noticias/opinion/madrid-problema-2213897

sábado, 10 de octubre de 2015

CURIOSIDADES -193-

"La fascinante Ninon"



La bella, fascinante y sensual Ninon de Lenclos (1620-1705), fue toda una celebridad en su época, tanto que, cuando la reina Cristina I de Suecia abandonó su trono para vagar por Europa, lo primero que quiso ver al llegar a París fue a Ninon de Lenclos y que se la presentaran. Ninon era la Number One de las cortesanas, lo más de lo más, la flor y nata de su profesión y la más cara, por cuyo salón y alcoba pasaban todos los jóvenes pubertos de lo más granado de la aristocracia, para ser desvirgados y enseñados en el arte del sexo. Mujer libre, culta, independiente, inteligente y rica (era toda una bróker a la hora de invertir su dinero en negocios muy rentables), fue la envidia de sus semejantes. Su poder de seducción era tal que, cuando la reina-regente Ana de Austria mandó encerrarla en un convento, la tuvieron que sacar de allí deprisa y corriendo porque había convertido a las monjas, con las que convivía, ¡en flamantes lesbianas!

No le hacía ascos a nada. De hecho, enamoraba a hombres y mujeres por igual, haciéndoles descubrir los placeres del sexo en todas sus facetas. Célebre fue su corpiño de satén negro y ¡qué decir de sus puestas en escena para excitar a sus amantes! Entre sus numerosos amantes masculinos, despuntan dos mujeres de gran relieve: la ex reina Cristina I de Suecia y la Viuda Scarron, Françoise d'Aubigné, más conocida como la Marquesa de Maintenon, esposa morganática de Luis XIV. También se cuentan entre ellos a ilustres homosexuales y bisexuales de la corte que, pese a estar convencidos de sus gustos, no renunciaron a pasar un buen rato con ella.

Preocupada por su salud y su aspecto, Ninon de Lenclos se embadurnaba a diario de pies a cabeza con una pomada hecha a base de aceite de almendras dulces, manteca de cerdo y agua de rosas. El aceite le otorgaba suavidad y la manteca la elasticidad a su blanquísima piel; y el agua de rosas servía obviamente para perfumarla, ya que la manteca de cerdo no huele precisamente a gloria. También se cuidaba de tener una sonrisa impecable cepillándose los dientes con sal de alumbre. Y, sin saber aún de la importancia de la vitamina C (cosa que se desconocía en la época), consumía a diario nada menos que 12 naranjas! Había descubierto el aspecto energético y benéfico de esa fruta consumiéndola en zumos o directamente.

En cuestiones de aseo íntimo, Ninon utilizaba siempre el bidet, cosa muy novedosa y práctica en la época y totalmente desconocida. Y, para evitar caer embarazada o contraer infecciones venéreas, solía utilizar lana de oveja empapada en vino a modo de espermicida y desinfectante.

En cuanto al sexo, su deporte favorito y el ejercicio más benéfico para la salud mental y física, lo practicó hasta sus 74 años de edad. A los 75, decidió que ya no le satisfacía y que, más que mantenerla espiritualmente joven, la deprimía recordando tiempos pasados y su propia vejez.

CURIOSIDADES -192-

"Parto Natural"



Estando al término de su estado de buena esperanza, Luisa de Saboya, Condesa de Angulema (1476-1531), y recién celebrado su cumpleaños el día anterior, se encontraba paseando en los jardines de su Castillo de Cognac en nutrida y animada compañía cuando, repentina e inoportunamente, sintió los dolores de parto y rompió aguas. No hubo tiempo siquiera de trasladarla al castillo que se puso de parto debajo de un frondoso roble. Era el 12 de septiembre de 1494, y dio a luz a un hermoso niño de 3 kgs. 900 y 54 cms. en el marco más natural que se pueda imaginar: era el futuro rey Francisco I de Francia (1494-1547) que, andando el tiempo, se convertiría en un atlético príncipe de 1,98 cms. de estatura.

A diferencia de Francisco I de Francia, el que fuera su gran rival y enemigo el bajito Carlos V de Austria, vio la luz en un pestilente retrete del Castillo de Gante.

Anécdotas Históricas -277-



La vanidosa Duquesa de Windsor, que siempre tuvo un altísimo concepto de si misma y desconocía la humildad, no se ruborizó en cierta ocasión al asegurarle a un conocido:

-"Hacen falta cuatro duquesas corrientes para ser una duquesa de Windsor."

Anécdota de: Wallis Warfield Simpson, Duquesa de Windsor (1896-1986).

viernes, 9 de octubre de 2015

Cita de la Semana



"Al oponer el odio al odio, no hacemos más que agrandarlo, en superficie como en profundidad."

Frase de: Mahatma Gandhi (1869-1948), abogado y político.

martes, 6 de octubre de 2015

CURIOSIDADES -191-

"Mal Padre"



Después de que su madre fuera ejecutada en la Torre de Londres en 1536, la pequeña Princesa Elizabeth de Inglaterra fue degradada al rango de "Lady Elizabeth Tudor" por su propio padre el rey Enrique VIII, y calificada de "bastarda". Tan solo contaba 2 años de edad. Relegada al olvido tanto por su progenitor como por la corte, que se despreocuparon totalmente de ella, creció al cuidado de su aya Lady Bryan, y tuvo que, durante mucho tiempo, usar sus viejos vestidos infantiles que acabaron por ser demasiado pequeños al pasar de niña a adolescente. En varias ocasiones, Lady Bryan se vio obligada a escribir cartas al rey para recordarle que tenía una hija desatendida y rogarle que enviase dinero ya que Lady Elizabeth no tenía qué ponerse ni con qué pagar un simple sastre.

 

viernes, 2 de octubre de 2015

Cita de la Semana



"No hay nada más terrible que ver a la ignorancia en acción."

Frase de: Johann Wolfgang von Goethe (1749-1832), poeta, escritor, dramaturgo y científico.