martes, 29 de abril de 2014

CURIOSIDADES -145-

 

"Más alto que grande"



El zar Pedro Alekseievich Romanov, más conocido como Pedro I "el Grande" (1672-1725), Emperador de Todas las Rusias, no llevó el título de "grande" precisamente por su victoria sobre el rey Carlos XII de Suecia en Poltava, firmando así la defunción de la hegemonía sueca en el Báltico, sino por su impresionante estatura: medía nada menos que 2,4 metros. Sin embargo, ese físico tan inusual para sus súbditos rusos, ponía de relieve peculiaridades anatómicas que no le favorecían mucho al considerar el conjunto. Aunque el rostro tenía cierta belleza viril, su cabeza parecía diminuta en proporción al torso, imponente, dotado de anchas espaldas y poderosos brazos, soportado por piernas demasiado delgadas y pies más estrechos de lo que se podría esperar, lo que le daba el aspecto de una gigantesca y desproporcionada marioneta.



A ese aspecto bizarro, se unían sus convulsiones faciales: tics nerviosos y muecas incontrolables, que hacían que sus ojos guiñaran sin cesar, frunciendo al mismo tiempo la boca y la nariz, moviendo la mandíbula y echando la cabeza hacia la derecha.

 

CURIOSIDADES -144-

"Pifia médica letal"



La que fue segunda consorte del rey Fernando VII de España, la Infanta María Isabel de Portugal (1797-1818), fue víctima de una monumental pifia médica. Al desenlace de su segundo embarazo (26 de diciembre de 1818), que se revelaba harto dificultoso, la reina sufrió tal desmayo que los galenos creyeron que había fallecido al no poder reanimarla (tenía el pulso imperceptible y la tez lívida). Para salvar al bebé y heredero de la corona, que no conseguía salir por la vía ordinaria, los médicos se apresuraron en practicar a la presunta "muerta" una cesárea de urgencia. Al hundir el escalpelo en sus carnes para abrirlas e intentar extraer al bebé, la reina volvió repentinamente en sí emitiendo desgarradores gritos de dolor, retorciéndose en su cama convertida en un charco de sangre. Huelga decir que el espectáculo fue de lo más horroroso, amén de la desagradable constatación de que el incapaz grupo médico, creyéndola muerta, la había rematado.

CURIOSIDADES -143-

"Una noche de bodas de mierda"



La Princesa María Josefa Amalia de Sajonia (1803-1829), fue la hija del Príncipe Maximiliano de Sajonia y de la Princesa Carolina de Parma. Cuando su madre falleció de fiebres en 1804, la pobre princesita huérfana fue arrinconada por su padre y enviada a un convento a orillas del río Elba, del que no saldría hasta 15 años después (en 1819), para verse prometida en matrimonio al rey Fernando VII de España, un viejuno de 35 años desde la perspectiva de una adolescente como ella. Aparte de bordar, rezar con una devoción sin igual y escribir poesías que atufaban a cursilería, la princesa sajona no sabía nada del mundo exterior y mucho menos de la vida.

Casada un 20 de octubre de 1819 con Fernando, e informada de que en la noche de bodas debía acogerle en su cama, se negó en redondo por considerar ese acto inmoral e incompatible con lo aprendido en el convento. El real enfado del contrayente, que no estaba ya para cortejos y preámbulos románticos, llevó a la corte de Madrid a solicitar del papa Pío VII una carta personal suya para convencer a la flamante reina que el acto sexual entre cónyuges no era pecado sino un deber que tenía que cumplir a rajatabla.

Tras recibir la bendición del pontífice, la reina accedió finalmente a abrir su alcoba al ardiente e impaciente marido. Sin embargo, cuando Fernando VII apareció ante ella con su enorme miembro inflado e intentó, sin precalentamientos, introducírselo, María Josefa Amalia se puso a gritar horrorizada. Aterrorizada, no solo se meó del susto sino que encima se hizo caca, pringando a Fernando quien, encolerizado, salió de la alcoba de la reina echando pestes. 

Anécdotas Históricas -245-



Cuando la reina María Josefa Amalia de Sajonia, tercera consorte del inefable rey Fernando VII de España, falleció de fiebres en el Real Sitio de Aranjuez, el 18 de mayo de 1829, la corte se afanó en buscarle nueva esposa ya que andaba aún sin descendencia para asegurar la sucesión en el trono. Dicen que, harto de las poesías cursis y ñoñas de la difunta (era su pasatiempo favorito), accedió a que sus ministros le buscasen una cuarta mujer pero aseverando con su habitual crudeza:

-"¡No más versitos, coño!" 

Anécdota de: Fernando VII de Borbón y Borbón-Parma, Rey de España (1784-1833).

CURIOSIDADES -142-

"Políglota y científico"



El rey Luis XVI de Francia (1754-1793), por muy mala prensa que tuviera a finales de su reinado, fue un príncipe con grandes dotes en materias diversas. Por ejemplo, en lenguas era todo un políglota, cosa muy poco común entre los jefes de Estado y primeros ministros actuales: dominaba y hablaba perfectamente el latín, el griego antiguo, el inglés, el castellano, el italiano y el alemán; a esos seis idiomas más su lengua natal, se sumaban notables nociones de polaco y ruso.
Sus pasatiempos abarcaban, por otro lado, materias como la química, la física, la meteorología, la botánica, la geografía, la astronomía, la historia y el derecho. Se aventuró incluso en acometer varias investigaciones sobre el tifus y experimentar con la hidrodinámica para aplicaciones industriales. También había conseguido construir una máquina que producía electricidad y que tenía en sus pequeños aposentos del 3er piso del palacio de Versailles.

sábado, 26 de abril de 2014

ACTUALIDAD: España en 11 ilustraciones












Cita de la Semana



"El que manda debe oír aunque sean las más duras verdades y, después de oídas, debe aprovecharse de ellas para corregir los males que produzcan los errores."

Frase de: Simón Bolívar y Ponte Palacios y Blanco (1783-1830), General, 1er Presidente de la Gran Colombia, Presidente de Venezuela, etc.

martes, 22 de abril de 2014

ACTUALIDAD: Destruir España

Javier Ríos:
"Quería viajar por España y ahora quiero destruirla"
 
 
Un gaditano que encarna la España plural: estudió catalán en Madrid, ha viajado por todo el país y ahora es independentista.

Javier Ríos (Cádiz, 1975) vio cumplido su sueño cuando un trabajo de escaparatista le obligó a viajar por toda España. Sin embargo, la experiencia no pudo ser más frustrante, hasta el punto de que, según su propio relato, una persona que podría haber sido «más español que nadie» acaba convencida de que España necesita una refundación que pasa porque Catalunya se independice y ambas renazcan de sus cenizas. Ha relatado su experiencia en el libro Destruir España.


-Desde pequeño tenía un interés por conocer España.
-Sí. Quería viajar por todo el país desde mi cama, entre otras cosas porque estaba obsesionado con el verdor, porque en Andalucía nos meten que todo es muy seco.


-¿Cómo recala en Madrid?
-A estudiar la carrera, Publicidad y Relaciones Públicas.


-¿Y cómo le da por estudiar catalán en la capital?
-Porque me cogía de paso, estaba subvencionado, era muy baratito y me parecía un poco provocativo y cachondo. Más profundamente creo que ya había algún coqueteo con acabar viviendo en Catalunya, pero no era consciente en aquel momento.


-¿Por qué se trasladó a Barcelona?
-Porque me salió un puesto interesante de interiorista en Ikea. Me instalé en el 2003 y desde entonces he vivido en Granada, Berlín y Madrid y he vuelto a Barcelona.


-También ha vivido temporadas cortas en muchas otras ciudades de España.
- Sí, como escaparatista viajé cada semana a un sitio durante cinco años. Mi sueño de conocer España se hizo realidad. De los folletos turísticos pasé al territorio físico.


-¿Y cómo fue?
-Sentí un amor muy grande por la cultura, la gente y la comida y un desgarro muy grande por cómo un sistema político y un Estado que no funcionan expolian y maltratan a su pueblo; y haciendo además que se enfrente territorialmente.


-Relate alguna de sus experiencias.
-Me viene a la mente una señora de Valladolid que dijo que a ella le gustaba mucho Gaudí pero que no iba a ir nunca a Barcelona porque no podía con los catalanes. Y en el lado opuesto, un día en Catalunya escuché: «Los andaluces, ya se sabe, todos a dormir la siesta, a recibir dinerito». Creo que un Estado autonómico con tantísimas divisiones y unos políticos que se encargan de mantenerlas bien vivas para mantener su silloncito es uno de los motivos por los que habría que destruir España.


-¿Eso le llevó a escribir el libro?
-Primero empecé con una columna en Diario de Cádiz en la que hablo de andaluces y catalanes. Luego abrí un blog y el libro se fue gestando de manera natural.


-Como solución, para refundar España reclama la independencia de Catalunya.
-Creo que sería positivo para que España se viese obligada a mirarse dentro sin buscar fuera problemas y chivos expiatorios. Así se regeneraría como país. Sería bueno también para Catalunya y tranquilizaría mucho a gran parte de los habitantes de ambos lados. También creo que los políticos tendrían menos margen para poder manipular a sus votantes y su pueblo.


-¿Incluídos los dirigentes catalanes?
- Ellos son un poquito mas sofisticados en las formas pero al final también es generalizada la manipulación que hacen de los sentimientos de la gente.


-¿Cómo se toman su familia y amigos de Cádiz su postura proindependentista?
-Con naturalidad, porque esto ha sido un proceso lento y yo soy muy de hablar y justificarlo todo. Además, si no lo comparten no hay ningún problema, porque la sociedad es bastante más templada que los políticos.



Entrevista de Patricia Martín in 'Gente Corriente' / ElPeriódico.com / 21-04-2014.

viernes, 18 de abril de 2014

EL ESPECTRO DE CHANTILLY: Louise de Budos

LOUISE DE BUDOS
O EL FANTASMA DE CHANTILLY
 
 
El famoso castillo de Chantilly, joya de las posesiones de los Príncipes de Condé tiene, entre otra reputación que la de sus finos y preciados encajes, de su nata montada, de sus porcelanas, de su fabulosa pinacoteca y de sus extensas cuadras, la de ser un lugar encantado. Tanto el bosque como el castillo parecen dar pie a todo tipo de viejas leyendas e historias de terror.

Se dice, y la pequeña historia se refiere a tal afirmación, que el castillo está encantado, habitado por el lúgubre fantasma de Louise de Budos, segunda esposa del aguerrido duque Enrique I de Montmorency, Condestable de Francia y entonces propietario de Chantilly.



En febrero de 1593, el dueño y señor de Chantilly se rindió a la localidad de Pézenas para asistir al entierro de su último hijo y, en el curso de tan triste evento familiar, conoció a una joven y hermosa viuda de la que cayó pérdidamente prendado. Tanto es asi, que se casó con ella al mes siguiente. Se llamaba Louise de Budos.

En sus "Memorias", el duque de Saint-Simon cuenta que en 1598, Louise de Budos, abandonada por su marido en su castillo de Chantilly, tuvo repetidos encuentros con un misterioso personaje. Al día siguiente de uno de sus encuentros con aquel hombre que nadie pudo identificar, y con el que se encerró a solas en un gabinete del castillo, fue encontrada muerta "tirada en el suelo, desnucada, el cuello roto y retorcido, con la cabeza vuelta del revés, la cara estando paralela al espinazo sin por ello estar desfigurada, y en el gabinete flotaba un pestilente olor a azufre".

Durante sus funerales, el viudo duque de Montmorency sintió un violento e incontrolable amor por la hermana menor de su difunta esposa, Madame de Dizimieu, quien había descubierto el cuerpo de su hermana mayor. La pidió en matrimonio tres meses más tarde.

¿Por qué causa el duque tuvo esos repentinos flechazos? Siempre según el duque de Saint-Simon, el duque fue víctima de un anillo encantado, llevado sucesivamente por Louise de Budos (a quien una pordiosera le había regalado) y su hermana, Marguerite, Condesa Vda. de Dizimieu, que lo había arrancado de los dedos de la muerta tras descubrir su cadáver. Ese talismán era capaz de provocar en la persona señalada un frenético enamoramiento por su dueña. Por toda prueba, el hecho de que la condesa de Dizimieu acabara tirando el anillo en los jardines del castillo de Écouen, rompiendo así el encantamiento y que, al poco, el duque de Montmorency se divorciara de ella.

 
Recreación en 3D del Castillo de Chantilly tal y como era en el s. XVII. / Abajo, un grabado representando el castillo de los duques de Montmorency.
 
 


Desde entonces, el espectro de Louise de Budos hizo su aparición en el castillo de Chantilly. De funesto augurio, se manifestó siempre para presagiar el deceso del señor del lugar, fuera un Montmorency o un Borbón-Condé.

Poco tiempo antes de la muerte del Príncipe de Contí, Luis-Armando I de Borbón-Condé, en 1685, el fantasma de Louise de Budos se dejó ver por varios testigos desde la ventana de la sala de armas del castillo. El caballerizo del príncipe, Vervillon, principal testigo ocular del fenómeno, buscó dar una explicación al misterio pero fue en vano. Días después, el príncipe fue fulminado por la viruela.

¿Cumplimiento de la funesta profecía ligada al fantasma de Chantilly o contagio en Fontainebleau por su esposa Maria-Ana de Borbón (bastarda de Luis XIV), que había contraído la misma enfermedad? Sea como fuere, las extrañas circunstancias que rodean la muerte de la duquesa de Montmorency, Louise de Budos, pueden acreditar la tesis de un encantamiento.


Nota sobre Louise de Budos y su familia:


-Louise de Budos (1575-1598), Duquesa de Montmorency, pertenecía al viejo linaje languedociano de los barones de Budos, señores del castillo y fortaleza de Portes (departamento del Gard, Languedoc-Rosellón, Francia) desde que un antepasado suyo, Raimundo-Guillermo de Budos, sobrino del papa Clemente V, comprara el señorío y la castellanía en 1322, y que había pertenecido a los Anduze, Randon y Polignac sucesivamente.



El señorío de Portes pasó a ser cada vez más rico y poderoso hasta el punto de que Luis XIII lo erige en marquesado en favor de Antonio-Hércules de Budos, 1er marqués de Portes (1589-1629). Éste era hermano de nuestra protagonista, Louise de Budos, así como del obispo de Agde y de la abadesa de la Abadía de las Damas de Caen. Mariscal de campo, encuentra la muerte en acto de servicio en el asedio de Privas en 1629. Su hija, Maria-Felice de Budos, Marquesa de Portes (1628-1693), dejaría el castillo y las tierras del marquesado de Portes a su sobrino, el Príncipe de Contí, en 1693.

Louise de Budos era hija de Jacques, Barón de Budos y Señor de Portes (1537-1596), Caballero de la Orden del Espíritu Santo, y de su esposa Catherine de Clermont-Montoison (1557-1625) . Viuda de su primer marido, Jean de Grammont, Señor de Vachères, contrajo nuevo matrimonio el 29 de marzo de 1593 con Enrique I, Duque de Montmorency, Condestable de Francia.

Sus hermanos y hermanas fueron:

1-Antoine-Hercules de Budos, 1er Marqués de Portes (1589-1629), Caballero de la Orden del Espíritu-Santo, Vice-Almirante de Francia, teniente del rey en Languedoc, Cévennes y Gévaudan; su marquesado fue erigido por cartas patentes del rey Luis XIII en 1613. Casó con Louise de Crussol (ob.1695), hija de Emmanuel I de Crussol, Duque de Uzès. Tuvieron dos hijas:

1a-Marie-Félice de Budos (1628-1693), 2ª Marquesa de Portes.

1b-Diane-Henriette de Budos (1629-1670), c.c. Claude de Rouvroy, 1er Duque de Saint-Simon (1607-1693); padres de: Marie-Madeleine de Rouvroy (1659-1665) y de Gabrielle-Louise de Rouvroy, Duquesa de Brissac.

2-Henri de Budos, Conde de Saint-Priest (ob.1651), c.c. Péronne de La Forest.

3-Balthazar de Budos, Obispo de Agde (ob.1629).

4-Marie de Budos, c.c. (1591) Alexandre de Guérin d'Apchier, Barón de Tournel.

5-Marguerite de Budos, c.c. (1593) César Martin, Conde de Dizimieu.

6-Laurence de Budos (1586-1650), Abadesa de las Damas de Caen.

Louise de Budos, Duquesa de Montmorency, fue madre de Enrique II, Duque de Montmorency y de Carlota-Margarita de Montmorency, Princesa de Condé y madre del célebre Gran Condé (Luis II de Borbón), heredero de los Montmorency, y de Luis-Armando I, Príncipe de Conti, heredero éste de la Casa de Budos.



Su marido, Enrique I, señor de Damville y luego 3º duque de Montmorency (1534-1614), era hijo del Condestable y Duque Anne de Montmorency y de la princesa Magdalena de Saboya, así como hermano menor de Francisco, 2º duque de Montmorency.

A la muerte de su hermano, se convierte en el tercer duque de su linaje, sumandose los títulos de conde de Dammartin y de Alais, barón de Châteaubriant, señor de Chantilly y de Écouen. Tuvo gran protagonismo en la guerra civil-religiosa francesa, figurando en el bando católico por intermitencias y según sus conveniencias políticas. Fue el rey Enrique IV quien le nombró condestable en 1593.

Había casado en primeras nupcias (1558), con Antoinette de La Marck, de la que obtuvo dos hijos varones que no le sobrevivieron y dos hijas. Su primogénito, Hercules, conde de Ostremont, fallecería en 1591.

Viudo de Antoinette de La Marck, casa por segunda vez con la viuda del señor de Grammont de Vachères, Louise de Budos. Ésta le da un hijo y una hija que le sobrevivieron y cuya descendencia se perpetuó en el linaje de los Duques de Borbón, príncipes de Condé y de Contí, oficialmente extinto en 1830 (por línea legítima me refiero).



Su único hijo superviviente, Enrique II, 4º duque de Montmorency (1595-1632), Almirante y Mariscal de Francia, Virrey de la Nueva-Francia y gobernador del Languedoc, fue ahijado del rey Enrique IV de Francia. Casó con una noble italiana de altísima cuna: Maria-Felicia Orsini, y pareció tener un destino prometedor. Sin embargo, sus intrigas políticas con Gastón, duque de Orléans, contra el Cardenal de Richelieu, le llevaron al cadalso acusado de crimen de lesa-majestad. Sería ejecutado en Toulouse el 30 de octubre de 1632, sin haber dejado descendencia.

 

martes, 15 de abril de 2014

Cita de la Semana



"La fortaleza del hombre se prueba en la desgracia, y la fidelidad de un buen amigo se prueba en la tempestad."

Frase de: Theodor Körner, 5º Presidente de Austria (1873-1957).

lunes, 7 de abril de 2014

Cita de la Semana



"Es curioso, pero solamente cuando ves a las personas hacer el ridículo, te das cuenta lo mucho que las quieres."

Frase de: Agatha Christie, escritora (1890-1976).

sábado, 5 de abril de 2014

CURIOSIDADES -141-

"ADN"



De sobras es sabido el odio visceral que sintió el Führer Adolf Hitler por la raza judía. Que tal odio le empujó a cometer los peores crímenes contra ésta con su 'solución final' -expresión del nazi Adolf Eichmann-, en los campos de concentración. Él y sus secuaces llevaron a la muerte no menos de 4.465.000 personas.
Lo que Hitler estaba lejos de pensar, es que su amante y esposa de última hora, Eva Braun (1912-1945), contaba por lo visto entre sus antepasados a miembros de estirpe judía.

Ha sido gracias a un cepillo de pelo, rescatado de la residencia alpina de Eva por un oficial de inteligencia norteamericano, que se ha podido averiguar esa sorprendente curiosidad. Tras analizar el ADN de los cabellos prendidos en el cepillo de Eva, se ha descubierto que contenía un genoma judío.
 

jueves, 3 de abril de 2014

Anécdotas Históricas -244-



En sus años de juventud, Béatrix de Choiseul-Stainville, 7ª Duquesa de Gramont, fue una gran rival y acérrima enemiga de la Condesa du Barry en la corte de Versailles; figuraba entonces como la musa del partido de los "Choiseulistas" -que respaldaba a su hermano y ministro el Duque de Choiseul frente a los "Barrisianos"-, acogiendo en su salón a lo más granado de la élite de la época. Pero, cuando estalló la tormenta revolucionaria, fue una víctima más del régimen de terror instaurado por Robespierre y encarcelada por "conspiradora anti-revolucionaria".

Llevada en abril de 1794 ante el Tribunal Revolucionario que debía sentenciarla a la guillotina, fue interrogada por el juez:

-"¿Acaso no has enviado dinero a los emigrados?"

-"¡Iba a decir que no, pero mi vida no vale una mentira!" contestó ella muy dignamente.

Anécdota de: Béatrix de Choiseul-Stainville, VIIª Duquesa de Gramont (1730-1794).

ACTUALIDAD: La Mentira Oficial de Pérez Reverte

LA MENTIRA OFICIAL DE PÉREZ REVERTE
 
 
Leíamos con estupor en XLSemanal (23-29 de marzo de 2014) en el artículo de Pérez Reverte ("Una historia de España -XXI-" http://www.finanzas.com/xl-semanal/firmas/arturo-perez-reverte/20140323/historia-espana-7004.html) que "la elección de la lengua castellana por España [sic] fue voluntaria … de una forma que podríamos llamar natural". Y los que opinan lo contrario son (somos) "manipuladores, cantamañanas, idiotas, mareantes y tontos del ciruelo".

No debería necesitar el Sr. Pérez los insultos para reforzar sus argumentos, si los tuviera. Su opinión no es otra cosa que la doctrina oficial, la que el rey Juan Carlos elevó a dogma en la entrega del Premio Cervantes el 25 de abril de 2001: "Nunca fue la nuestra lengua de imposición, sino de encuentro, … a nadie se obligó nunca a hablar en castellano, … fueron los pueblos más diversos quienes hicieron suyo, por voluntad libérrima, el idioma de Cervantes."




 
Lamentablemente las cosas no han sido así. Esa idílica elección "natural" y "voluntaria" del castellano, se ha ido tejiendo a base de arrinconar a las demás lenguas de la península, y muy especialmente a costa del asturiano-leonés y del aragonés (léase sobre esto el reciente libro del catedrático de lingüística de la Universidad Autónoma de Madrid, Juan Carlos Moreno Cabrera: Guía del imperialismo lingüístico panhispánico).


 
 
En nuestro caso la entronización de los Trastamara en el Compromiso de Caspe ocasionó una sustitución paulatina del aragonés y el catalán como lenguas de la Corte, por el castellano. En el siglo XVII ya comienzan a documentarse (en Zaragoza) los efectos de la sustitución. Así en las "Exequias y certamen poético por Margarita de Austria" celebrado en 1612, se excluye a un concursante por utilizar la palabra aragonesa fusta en lugar de la castellana madera (Gerónimo Pérez justa / muy mal, pues que no se ajusta / al cartel, y, le ha llamado / a vn árbol recién cortado, /en vez de madera, fusta.), o pocos años después (1629) al mandar los jurados de la ciudad sustituir el nombre del gremio de pasamaneros por el castellano de parcheros.




Pero la cosa se destapó con la derogación de los Fueros en 1707, y así en las Instrucciones secretas para la aplicación de los Decretos de Nueva Planta (1717) Felipe V manda a los corregidores poner: "… el mayor cuidado en introducir la lengua castellana, a cuyo fin dará providencias más templadas y disimuladas para que se note el efecto sin que se note el cuidado."



Ya avanzado el siglo, Carlos III en una Real Cédula de 1768 impone la enseñanza en castellano: "Para que en todo el Reyno se actúe y enseñe en lengua castellana. [...] y a este efecto derogo y anulo todas cualesquier resoluciones, o estilos, que haya en contrario, y esto mismo recomendará el mi Consejo a los Ordinarios Diocesanos, para que en sus Curias se actúe en lengua castellana.[...] cuidando de su cumplimiento las Audiencias y Justicias respectivas…"

Y poco después (1770) con relación a América: "Por la presente ordeno y mando a mis Virreyes del Perú, Nueva Granada, Nuevo Reyno de Granada… guarden, cumplan y ejecuten, y hagan guardar, cumplir y ejecutar puntual y efectivamente [...] mi Real Resolución [...], para que de una vez se llegue a conseguir el que estingan los diferentes idiomas, de que se una en los mismos dominios, y sólo se hable el castellano, como está mandado por repetidas Reales Cédulas y Órdenes expedidas en el asunto."

Forma muy natural de conseguir las cosas ("razón de mercado", dice el Sr. Pérez) como en esta Real Cédula de 1772: "…por la cual mando, que todos los Mercaderes, y Comerciantes de por mayor y menor de estos mis Reynos, y Señoríos, sea Naturales, o Extranjeros, lleven, y tengan sus Libros en Idioma Castellano". Lo que se confirmará más tarde en el Código de Comercio de 1829 (art. 54): "Los libros de comercio se llevarán en idioma español. El comerciante que los lleve en otro idioma, sea extranjero, o dialecto especial de alguna provincia del reino, incurrirá en una multa…"

Ya en el reinado de Carlos IV, se dan unas "Instrucciones para el arreglo de teatros y compañías cómicas fuera de la Corte", en las se preceptúa que: "En ningún Teatro de España se podrán representar, cantar, ni baylar piezas que no sean en idioma castellano."

Y en los Estatutos del Seminario de Huesca de 1815, al que acudían los niños y jóvenes del Altoaragón se les prohibía "dentro del colegio hablar otra lengua que la castellana y al que hiciere lo contrario le mortificará el primario con algunas penitencias a su arbitrio", es decir que no podían hablar en aragonés.



"Cada maestro ó maestra tendrá una sortija de metal, que el lúnes entregará á uno de sus discípulos, advirtiendo á los demás que dentro del umbral de la escuela ninguno hable palabra que no sea en castellano, so pena de que oyéndola aquel que tiene la sortija, se la entregará en el momento, y el culpable no podrá negarse á recibirla"
-Regencia de María Cristina (1837)-.



Aunque peor se lo ponían a los maestros; por un R. Decreto de 1902 (Alfonso XIII): "Los maestros y maestras de Instrucción Primaria que enseñasen a sus discípulos la Doctrina Cristiana u otra cualquiera materia en un idioma o dialecto que no sea la lengua castellana serán castigados por primera vez con amonestación … y si reincidiese, serán separados del Magisterio oficial, perdiendo cuantos derechos les reconoce la Ley.
Y para finalizar, porque el espacio no da para más, Franco en una de sus primeras alocuciones (1 de octubre de 1936, en Radio Castilla de Burgos) ya dejó bien claro por dónde iban a ir los "tiros" de su largo mandato: "El carácter de cada región será respetado, pero sin perjuicio para la unidad nacional, que la queremos absoluta, con una sola lengua, el castellano, y una sola personalidad, la española.





 
No hace muchos años El Ribagorzano (diciembre de 1982) publicaba la noticia de que el maestro de Arén había multado con 50 pts. a los niños por hablar en su lengua en la escuela…
Pues eso, que los que pensamos que la cosa no ha sido tan "natural" somos "manipuladores, cantamañanas, idiotas y tontos del ciruelo" y nuestras lenguas, según el Sr. Pérez Reverte, han tenido mala suerte. Sí, la verdad que muy mala.


José Ignacio López Susín
Presidente de la Fundación Gaspar Torrente

miércoles, 2 de abril de 2014

DOCUMENTAL BBC: Fit to Rule -I- (V.O.)

FIT TO RULE
FROM GODS TO MEN:
TUDORS TO STUARTS
 
 
Documental de la BBC en versión original, conducido por la Dra. Lucy Worsley, Conservadora Jefe de los Palacios Reales Históricos, en el que aborda el historial clínico y la dinámica familiar de los distintos reyes y reinas de Gran-Bretaña.
 

DOCUMENTAL BBC: Fit to Rule -II- (V.O.)

FIT TO RULE
BAD BLOOD:
STUARTS TO HANOVERIANS
 
 
 Documental de la BBC en versión original, conducido por la Dra. Lucy Worsley, Conservadora Jefe de los Palacios Reales Históricos, en el que aborda el historial clínico y la dinámica familiar de los distintos reyes y reinas de Gran-Bretaña.
 

DOCUMENTAL BBC: Fit to Rule -III- (V.O.)

FIT TO RULE
HAPPY FAMILIES:
HANOVERIANS TO WINDSORS
 
 
Documental de la BBC en versión original, conducido por la Dra. Lucy Worsley, Conservadora Jefe de los Palacios Reales Históricos, en el que aborda el historial clínico y la dinámica familiar de los distintos reyes y reinas de Gran-Bretaña.
 

martes, 1 de abril de 2014

Frase de Cine



-"La fidelidad es de todas las virtudes la menos constante."

Frase de: John Malkovich, actor (n.1953) como Vizconde de Valmont in "Dangerous Liaisons / Las Amistades Peligrosas", de Stephen Frears, 1988.

Frase de Cine



-"Si quiero a un hombre, lo consigo. Y si él quiere contarlo, descubre que no puede."

Frase de: Glenn Close, actriz (n.1947), como Madame de Merteuil in "Dangerous Liaisons / Las Amistades Peligrosas", de Stephen Frears, 1988.

 

Frase de Cine



-"Veo que escribe tan mal como viste." (a propósito de Madame de Tourvel)

Frase de: Glenn Close, actriz (n.1947) como Madame de Merteuil in "Dangerous Liaisons / Las Amistades Peligrosas", de Stephen Frears, 1988.

Frase de Cine



-"No se aplaude a un tenor porque se aclare la garganta."

Frase de: Glenn Close, actriz (n.1947) como Madame de Merteuil in "Dangerous Liaisons / Las Amistades Peligrosas", de Stephen Frears, 1988.

Cita de la Semana



"Los que mienten sobre el pasado también mentirán sobre el futuro que prometen."

Frase de: Simón Bolívar y Ponte Palacios y Blanco (1783-1830), General, 1er Presidente de la Gran Colombia, Presidente de Venezuela, etc.