domingo, 28 de octubre de 2012

CURIOSIDADES -81-



En la época en que la Marquesa de Montespan (Françoise Athénaïs de Rochechouart de Mortemart, 1641-1707) fue favorita de Luis XIV de Francia, convirtió los salones del palacio de Versailles en un auténtico zoológico. Según las memorias del Mariscal-Duque de Noailles, había atado en su día a 6 ratoncitos blancos a una carroza de filigrana para que tirasen de ella como si fueran caballos en miniatura; por otro lado, se divertía con monas traviesas y loros chillones mientras criaba cerditos lechales y cabras que campaban a sus anchas en las suntuosas estancias de sus aposentos de la planta noble.
 

viernes, 26 de octubre de 2012

Cita de la Semana



"La sociedad está dividida en dos grandes clases: la de los que tienen más comida que apetito, y la de los que tienen más apetito que comida."

Frase de: Nicolas-Sébastien Roch Chamfort, escritor y moralista (1741-1794).

jueves, 25 de octubre de 2012

LA EXTRAORDINARIA VISIÓN DE CATALINA DE MÉDICIS

El futuro en un espejo
 
Retrato de Catalina de Médicis, Reina Vda. de Francia (1519-1589).


Llega a su término el año de 1559, año negro para Francia. El rey Enrique II ha muerto, sucumbiendo en un trágico torneo en el mes de julio y, desde entonces, un niño de quince años, Francisco II, reina sobre Francia. Un niño delicado y débil, dominado por una mujer cuyas armas son por norma el veneno, la magia y la brujería: Catalina de Médicis, reina viuda de Francia, su madre.


El Castillo de Chaumont-sur-Loire.


Desde hace algún tiempo, la Florentina, que ha abandonado París para encerrarse en su castillo de Chaumont-sur-Loire, se encuentra presa de inquietudes que no le dejan dormir. Los problemas religiosos dividen el país, el creciente poderío de los hugonotes, las trahiciones de palacio le ponen nerviosa. Desearía saber qué le depara el futuro. Desearía que le fuera revelado su destino y el de su primer hijo Francisco II, el flamante rey de Francia.
Una vez más, se ha vuelto hacia Cosimo Ruggieri, ese astrólogo que se llevó consigo cuando abandonó Florencia, y que se ha convertido casi en su sombra:




Retrato de Cosimo Ruggieri (ob.1615), astrólogo y futurólogo florentino.
 

-¿Podríais decirme, amigo mío, lo que me espera?

-Acordadme algunos días, Señora, y os mostraré el futuro...

Y Ruggieri se encierra en la torre que domina el Loira, sin entrar en contacto con los demás ocupantes del castillo. Los criados se limitan a dejarle una bandeja de comida tres veces al día a pie de puerta. Alejado del mundo, Ruggieri se entrega a una tarea misteriosa.
Varias veces, Catalina de Médicis ha venido a golpear su puerta:

-¿Para cuando será?, preguntaba.

Y Ruggieri respondía:

-¡Ya os lo dije, Señora, cuando la Luna sea llena!

Y la reina, consumida por los nervios, volvía a bajar las escaleras de caracol y se encerraba en sus habitaciones hecha un basilisco.



Pero esta noche, la Luna es llena y la impaciente Catalina de Médicis vuelve a aporrear la puerta de Ruggieri:

-¿Para cuando?

Ésta vez el astrólogo abre su puerta:

-Para esta noche, Majestad.

Y hace pasar a la reina en una estancia que es a la vez laboratorio y antro del alquimista. A la luz del gran fuego que arde en la alta chimenea, la soberana distingue el más variopinto material de trabajo, alambiques, morteros, calderas, un astrolabio, muchos libros apilados los unos encima de otros.

-Mirad hacia allí. Le dice Ruggieri, mostrándole un inmenso espejo que recubre toda una pared.

-Es aqui, Señora, que el futuro se os aparecerá.

Catalina de Médicis entiende entonces que su astrólogo va a proceder a una operación de mágia llamada catoptromancia o cristalomancia, y que consiste en ver el futuro en un espejo.

Ruggieri moja un bastón en una taza conteniendo sangre de pichón macho, y traza sobre el muro letras del alfabeto hebráico. Luego, tras ennegrecer la punta de otro bastón al fuego, dibuja en el suelo un círculo doble, tipo de zodíaco, que decora con figuras cabalísticas. Cuando ha terminado, dispone en sus cuatro puntos cardenales, un cráneo humano, una lámpara de aceite, una tibia y un gato en estado de sueño hipnótico...

-Sentaos, Señora, y mirad.

Catalina se instala en un sillón, mirando frente al espejo.
Al principio no ve nada. Pero de pronto aparece una forma, vaga al principio, y más precisa después, reconociendo en aquella silueta a su hijo el rey Francisco II. Lleva su corona, su cetro y su manto de terciopelo sembrado de flores de lis y doblado de armiño. Tiene una expresión triste en el rostro. Su imagen se desliza, abandona el espejo, y hace la vuelta de la estancia sobre las paredes encaladas, volviendo a su punto de partida y desaparece. La silueta es inmediatamente reemplazada por otra que toma la forma de un hombre en cuyos rasgos, la reina Catalina reconoce a su 2º hijo Carlos, pero un Carlos envejecido ya que por entonces no tiene siquiera la edad de nueve años. Él también lleva la corona, el cetro y el manto real. Su imagen se desliza fuera del espejo y ejecuta, a su vez, 14 vueltas alrededor de la estancia. En el momento de ejecutar su 15ª vuelta, se para bruscamente y se pone a considerar algo invisible con horror. Luego sus manos se tensan, intentando rechazar horribles imágenes.

-Explicadme, inquiere Catalina, ¿qué significan esas vueltas?

-Cada vuelta representa un año de reinado. Contesta Ruggieri.

Por encima de la chimenea desaparece como humareda la figura de Carlos, dejando sitio a otra. De hecho deja paso a otro rey en quien la pobre y angustiada Catalina de Médicis reconoce a su 3er hijo Enrique, que tan solo cuenta ocho años de edad...
En el espejo es ya adulto. Avanza andando con saltitos. Su apariencia es por lo menos increíble: tiene el rostro empolvado y maquillado como una dama, con gestos amanerados, cubierto de joyas y lleva en los lóbulos de sus orejas pendientes de enormes perlas. Ejecuta catorce vueltas alrededor de la sala y se para un momento. Se le ve inclinarse sobre un cuerpo estirado en el suelo, a sus pies. Se reincorpora, ejecuta una 15ª vuelta y lleva bruscamente sus manos a su vientre con una terrible expresión de dolor intenso. Después del gesto, desaparece.



Hundida en su sillón, Catalina de Médicis no suelta siquiera una palabra. Apenas respira. Espera la aparición de su cuarto hijo, Francisco-Hércules, duque de Alençon, que tan solo tiene cinco años de edad.
¿Qué va a ver?¿Cuántas vueltas dará éste antes de desaparecer?¿Tendrá una larga vida?¿O quizás tenga que pensar que los hijos de Enrique II de Francia están malditos?
Ella espera.¿Cómo será su pequeño Francisco, bajo el aspecto de un adulto?

Una imagen se forma de nuevo y un hombre aparece. Un hombre con nariz aguileña, la mirada inteligente y viva, llevando una pequeña barba bien recortada. Aparece de buenas a primeras con la cabeza adornada de un gran sombrero emplumado de plumas blancas y, de repente, lleva la corona, el cetro y el manto de armiño como los anteriores.
Catalina le mira con espanto. Este personaje no puede ser su pequeño Francisco convertido en hombre. Es otra persona, pero ¿quién? Y de pronto encuentra un parecido... Este rey tiene los rasgos del duque Antonio de Borbón.
Entiende inmediatamente que su hijo Francisco no reinará jamás, que morirá sin duda bastante joven y que los Borbones, que ella odia, subiran al trono de Francia... Por lógica, y con certeza, cree que es el pequeño príncipe Enrique de Navarra, que tiene entonces 6 años de edad... Es el pequeño Enrique, al que le gustaría poder envenenar.

Sobre el espejo, el hombre de la nariz aguileña se desliza lentamente sobre las paredes. Catalina cuenta las vueltas. Sobrepasan pronto las de sus hijos Carlos y Enrique: dieciocho, diecinueve, veinte,... Una media vuelta más y desaparece.
¡Este Borbón reinará pues durante más de 20 años!

Catalina de Médicis se derrumba y, a pesar del gran fuego de la chimenea, se pone a temblar. Bruscamente se yergue y, sin mediar palabra, abandona la habitación con la mirada llameante y glacial, para encerrarse en sus aposentos, herida de muerte...

Tuvo razón en llorar desconsoladamente aquella noche. Al año siguiente, Francisco II moría, después de un año en el trono. Carlos IX le sucedió y murió al cabo de catorce años de reinado, perseguido por los fantasmas de las víctimas de la tremenda noche de San Bartolomé. Luego le sucedió Enrique III, reinando quince años y fue asesinado por un monje, que le clavó una cuchillada en el vientre. Un año antes, había ordenado el asesinato del Duque de Guisa. Finalmente, el joven Francisco Hércules, duque de Alençon, murió de una tísis galopante y la Casa de Valois se extinguió... Enrique de Borbón, rey de Navarra, se convirtió en el rey Enrique IV de Francia y reinó 20 años y nueve meses exactamente...


En 1559, nadie se podía imaginar, y mucho menos Catalina de Médicis, que la Casa de Valois iba a extinguirse en 1589, o sea treinta años después. La sucesión del trono estaba bien asegurada: el difunto Enrique II y Catalina de Médicis habían tenido 4 hijos varones. ¿Quién no iba a pensar que los Valois seguirían reinando durante mucho tiempo? A nadie se le ocurrió pensar que, a la postre, estarían obligados a buscar un nuevo rey en el seno de la Casa de Borbón, en el frondoso árbol genealógico de San Luis...


Retrato de Catalina de Médicis rodeada de sus hijos.


A pesar de las dudas que surgieron posteriormente, sobre si la escenificación del astrólogo Ruggieri fue una superchería o no, lo que queda bien claro es que tal y como se desarrolló el desfile de personajes en el espejo, y las vueltas dadas por la estancia, es evidente que las predicciones se cumplieron a rajatabla a lo largo de los 30 años siguientes, con exactitud, sin equivocación alguna.

En cuanto a la temible consultora, la reina Catalina de Médicis, se puede decir que estaba familiarizada con todos los tipos de magia, sus prácticas y aplicaciones. Como todos los florentinos de su época, ella también practicaba la brujería. De hecho se sabe con certeza que, para protegerse de un posible asesinato o atentado, llevaba sobre ella una especie de talismán, que no era más que la piel de un niño degollado...


El relato de esta historia fue sacada, entre otras, de las publicaciones siguientes:

-"La Trágica Historia del Castillo de Chaumont", por el Príncipe Jacques de Broglie.

-"Las Casas Reales", de André Félibien, 1681.

-"Tesoro de Historias Admirables", de Simon Goulard, 1614.

in HISTORIAS MÁGICAS DE LA HISTORIA, de Louis Pauwels & Guy Breton, 1977.

miércoles, 24 de octubre de 2012

CURIOSIDADES -80-

"Sal a precio de oro"



La sal era un elemento tan preciado que, durante la Edad Media, los monarcas y señores feudales cobraban impuestos por su uso y explotación, llegando a ser, durante la época de la monarquía absoluta, uno de los ingresos más importantes de las arcas reales.

En el siglo XIX la explotación y venta de sal fue declarada libre en toda Europa. A España esta liberalización llegó más tarde, en 1869.

Francia había abolido este impuesto llamado "gabela" cuando aún reinaba Luis XVI, en 1790. Napoleón I lo reintrodujo en 1806 y fue nuevamente suprimido en 1848, al advenimiento de la IIª República.

CURIOSIDADES -79-

"Pequeño pero matón"



Uno de los mejores y más eficaces espías del mundo se llamaba Richebourg (1768-1858) y era francés.

Sus "características" físicas eran su mejor arma de espionaje, apenas media unos 58 centímetros con lo que podía, tranquilamente disfrazarse de bebé y así cruzar las líneas enemigas en brazos de alguna colaboradora durante la Revolución Francesa.

CURIOSIDADES -78-

"Una duración misteriosa"



Que los discos compactos estándar duren 74 minutos, ni uno más ni uno menos, tiene su explicación.

74 minutos es lo que dura la Novena Sinfonía de Beethoven interpretada, según los cánones, perfectamente.

Que dicha sinfonía dure algo más o algo menos, significa que no ha sido ejecutada correctamente.

 

CURIOSIDADES -77-

"Cuatro Ojos ven más que dos"



Aunque hay varias versiones, parece ser que fue un fraile de Pisa, Alessandro della Spina, el inventor, a finales del siglo XIII de las gafas.

Originariamente se llamaban "roidi da ogli" (discos para los ojos) y fueron toda una revolución en la época ya que permitieron prolongar la vida laboral de los artesanos que se dedicaban a los trabajos de precisión.

Tanto éxito tuvieron que durante muchas décadas el gremio de vidrieros de Venecia se enriqueció al poseer, mediante monopolio, el control de su fabricación.

CURIOSIDADES -76-

"Leyenda Negra"



La idea de que Atila (395-453), rey de los Hunos desde 434, era un gobernante sin escrúpulos que sembraba la destrucción en todos los sitios por donde pasaba, hasta el punto de no volver a crecer la hierba, no es muy ajustada a la realidad.

Atila era una persona culta, educada en la cultura grecolatina y en el sistema político y administrativo romano.

En sus banquetes se solía recitar poesía y sus ocupaciones directas eran, por lo general, bastante pacificas.

No obstante su mala fama tiene una explicación, cobraba elevados tributos a cambio de paz, algo que no solía gustar mucho a sus enemigos.

CURIOSIDADES -75-

"Átame"



La palabra "cónyuge" proviene de "yugo", nombre de una apero de labranza con el que se solían sujetar a los dos animales que tiraban del arado.

Figuradamente significa que los esposos están unidos por el yugo que les obligará a realizar todas las tareas en común y a compartir el camino para siempre.

 

CURIOSIDADES -74-

"Divinos Aplausos"



Los aplausos son conocidos desde hace más de 3.000 años aunque en aquellos tiempos era un simple gesto religioso, ya que se creía que el barullo que se desencadenaba al aplaudir, atraía a los dioses.

Este gesto se fue popularizado después en algunos rituales paganos. En el teatro griego, por ejemplo, los actores pedían a los espectadores que invocasen de esta forma a los espíritus protectores de los artistas.

Nerón tenia una curiosa costumbre, mandaba ejecutar a los espectadores cuando consideraba que no habían aplaudido lo suficiente.

 

CURIOSIDADES -73-

"Mala fama"



La palabra latina "ladro", de la que proviene la actual palabra ladrón, significaba en sus inicios "soldado".

Poco a poco comenzó a aplicarse el término a los amigos de lo ajeno debido a la frecuencia con la que los miembros de las tropas militares realizaban todo tipo de hurtos y saqueos.

lunes, 22 de octubre de 2012

CURIOSIDADES -72-

"Desayuno Interminable"



El pretendiente al trono y autoproclamado emperador romano Décimo Claudio Ceionio Séptimus Albino (147-197), gobernador de la Gallia Belgica y de Britania, comió 500 higos, 100 melocotones, 10 melones, 48 ostras y dos kilos de uva durante un largo desayuno de lo más pantagruélico. Contrariamente a lo que se podría creer, no murió de indigestión sino que cayó abatido en la batalla de Lugdunum en febrero de 197. 

CURIOSIDADES -71-

"Para la resaca"



De todos son conocidos los exagerados banquetes, a los que tanto romanos como griegos, eran aficionados.

Antes de cualquiera de ellos se preparaban concienzudamente para aguantar el máximo posible y, entre otras cosas, acudían a las fiestas ornamentados con una corona de perejil en la cabeza.

La razón es que estaban convencidos que esta planta absorbía los vapores etílicos y evitaba las borracheras.

sábado, 20 de octubre de 2012

Cita de la Semana



"La indignación moral es la estrategia tipo para dotar al idiota de dignidad."

Frase de: Herbert Marshall McLuhan, filósofo (1911-1980).

jueves, 18 de octubre de 2012

Anécdotas Históricas -200-



Yendo de camino a España para cumplir con una misión diplomática, el carruaje del Duque de Roquelaure pasó por la ciudad de Lyon. Cuando viajaba, el mariscal-duque solía hundir sobre su testa un gran sombrero de ala ancha y envolverse en una vieja capa arrugada, lo que le daba un aspecto de lo más ordinario, teniendo en cuenta su poco atractivo rostro y su rolliza silueta. Pues bien, volviendo a su paso por Lyon, su coche pasó justo por delante del palacio arzobispal frente al cual subía, también en carruaje, el arzobispo de la ciudad. El prelado, al verle, y ávido de noticias frescas, lo interpeló pensando que se trataba de un correo procedente de París:

-"¡Hola!¡Eh, Eh!¡Correo!¡Amigo mío!¡Párate!"

Un poco sorprendido, el duque manda parar a su cochero y consiente atenderle.

-"Correo, ¿de dónde vienes?¿Qué novedades traes?"

-"De París; guisantes verdes.", contesta lacónicamente el duque.

Sorprendido por la respuesta, el arzobispo vuelve a preguntar:

-"¿Qué se decía en París, amigo mío, cuando partiste?"

-"La misa Vespertina."

-"¡Ah,...! pero, ¿cómo te llaman?"

-"Unos me llaman: ¡Hola, Eh!, otros: ¡Eh, amigo mío!; pero yo, que me conozco mejor que nadie, me llamo el Duque de Roquelaure. ¡En marcha cochero!"

Anécdota de: Antoine Gaston, IIº Duque de Roquelaure, Mariscal & Par de Francia, Marqués de Lavardens y de Biran, Conde d'Astarac (1656-1738). 

Anécdotas Históricas -199-



El Mariscal-Duque de Roquelaure era un notable cortesano de Versailles muy famoso por sus bromas pero, no siempre tuvo de su lado las carcajadas. Un día en que se encontraba en una pequeña ciudad de provincias, visitó a todas las damas distinguidas del lugar olvidándose de una que, tomándolo como una ofensa y temerosa del qué dirán, insistió ante uno de sus amigos para que lo trajera a su casa. De muy mala gana, el duque accedió afirmando, sin embargo, que no abriría la boca ni para saludar a los allí presentes. Orgullosa la dama de acoger al distinguido personaje, mandó que vinieran todas sus amistades para que fuesen testigos de tal honor. Pese a todo, el Duque de Roquelaure siguió con cara larga, se limitó a dejarse caer en una silla y a observar el más riguroso silencio. La actitud del duque desconcertó a todos los allí presentes y la dama creyó reventar de despecho ante tamaño desaire, hasta que la hija de aquella, que era muy hermosa, tomó asiento al lado del linajudo visitante y la vengó. Aburrida de tanto silencio, la joven se levantó bruscamente y, tras aproximarse al duque para examinarlo, se puso a gritar histérica:

-"¡Ah!¡Dios mío, mamá!¡Monsieur de Roquelaure está muerto!"

Su madre y los demás invitados se extrañaron, preguntándole qué quería decir con eso.

-"¡Que si, os digo!¡Está muerto!¿Acaso no véis que apesta y que no habla?¿No es así como dicen que seremos después de morir?"

Ofendido, el Duque de Roquelaure se levantó y abandonó aquella casa sin mediar palabra, dejando que toda aquella gente estallase en carcajadas.

Anécdota de: Antoine Gaston, IIº Duque de Roquelaure, Mariscal & Par de Francia, Marqués de Lavardens y de Biran, Conde d'Astarac (1656-1738).

Anécdotas Históricas -198-



Cuando el Conde de Aranda era entonces embajador de España en la corte de Versailles (1773-1784), le preguntaron en una ocasión sobre el poder de decisión del monarca español, Don Carlos III; y el diplomático y político aragonés contestó:

-"En cada asunto, el si o el no dependen de cada ministro; el cuándo y el cómo, de los empleados que extienden el decreto; el papel y la mesa los pone la nación; el rey sólo pone la pluma y la tinta para firmar." 

Anécdota de: Pedro Pablo Abarca de Bolea Ximénez de Urréa y Pons de Mendoza, Xº Conde de Aranda, IVº Duque de Almazán, Marqués de Torres, IIIer Conde de Robles, Barón de Sangarrén & Grande de España (1719-1798), político, militar, diplomático y estadista.

LAS ORDENES DE EXTERMINIO DEL FRANQUISMO



miércoles, 17 de octubre de 2012

CURIOSIDADES -70-

"Perfumes impagables"




Justo después del crack bursátil del año 1929, a Jean Patou se le ocurrió la idea de lanzar el "perfume más caro del mundo", una suntuosa fragancia que reúne en un concentrado único 10.600 flores de jazmín y 28 docenas de rosas.

Sin embargo parece que, en realidad, el perfume más costoso del mundo es "Amouage".

Se elabora en los talleres de la localidad omaní de Mascat, usando como ingrediente principal la resina de olíbano, una resina que, en tiempos remotos, se usaba para enmascarar el olor de los muertos en los templos.

Cada frasco de 50 mililitros, que es de oro, cuesta 5.100 €uros.

Anécdotas Históricas -197-



En cierta ocasión una remilgada dama le preguntó a Picasso:

-"¿Cómo puede pintar así?"

-"Pinto lo que veo, señora". respondió educadamente el pintor.

-"Lástima que no vea lo que pinta", le espetó ella.

Anécdota de: Pablo Ruiz Picasso, artista, escultor y pintor (1881-1973).

lunes, 15 de octubre de 2012

Anécdotas Históricas -196-



El actor Clark Gable fue el guapo galán con mayúsculas de la gran pantalla, especialmente recordado por su papel de Rhett Butler en "Lo que el viento se llevó" (1939) junto a la actriz Vivien Leigh. Tuvo la reputación de dejarse guiar por su miembro viril en cuanto a aventuras sentimentales se refiere, asi que las conquistas femeninas fueron numerosas y se casó en cinco ocasiones. Su aura de "macho", sin embargo, no impidió que se supiera en los estudios de Hollywood de sus escarceos secretos con otros hombres: su relación con una gran estrella del cine mudo, el actor Billy Haines, fue ampliamente publicitada por este último entre sus amistades y, la gran amiga de ambos, la actriz Joan Crawford, lo confirmaría más tarde.

Fotografía del actor William "Billy" Haines (1900-1973).


Fue por ese oscuro motivo que, durante el rodaje de "Lo que el viento se llevó", un molesto y susceptible Clark Gable exigió el despido del director George Cukor, sabedor éste de sus intimidades más secretas y amigo de William "Billy" Haines.



Curiosamente, el mismo año de hacerse aquella gran película, se enamoró y casó con la actriz Carol Lombard, formando la pareja más atractiva de Hollywood. No obstante, el feliz matrimonio Gable-Lombard no rebasaría los 3 años: Carol fallecería en un accidente de avión en 1942.

A propósito de su marido, al que la prensa americana había coronado "Rey de Hollywood", Carol Lombard dijo bromeando:

-"Si su polla hubiera sido una pulgada más corta, le habrían llamado la Reina de Hollywood. Dios sabe que me encanta Clark pero, ¡es el peor de todos los que hay en la ciudad!"

Anécdota de: Carol Lombard, actriz (1908-1942) y de Clark Gable, actor (1901-1960).

CURIOSIDADES -69-

"Vestirse para la ocasión"



La acción de fumar en su pronunciación inglesa "smoking" es la razón por la cual la prenda del mismo nombre se llame así.

Durante el siglo XIX se popularizó el hábito de fumar, algo reservado por aquel entonces exclusivamente a los caballeros, y que lo hacían en ambientes selectos y altas reuniones de sociedad dónde esta prenda era dominante. Así, se estableció una relación entre "smoking" y el esmoquin.

CURIOSIDADES -68-

"Menos da una piedra...?"



El Chef francés Antonin Marie Carême (1784-1833) está considerado como el mejor cocinero de todos los tiempos.

Trabajó en los fogones de varios soberanos, entre ellos, Napoleón I y Alejandro I de Rusia.

Se dice que rehusaba recibir remuneración en dinero pero en cambio, exigía un pago anual de sus servicios con un diamante azul de 24 quilates.

 

CURIOSIDADES -67-

"Cadáver exquisito"



Angelo Giuseppe Roncalli, más conocido como el papa Juan XIII (1881-1963) fue embalsamado a petición suya ya que no quería, de ninguna manera, que su cuerpo pudiera desprender en ningún momento, mal olor en su descomposición.

La conservación de su cuerpo la llevó a cabo el doctor Gennaro Goglia, mediante la inyección de un líquido antidescomposición inventado por él mismo y cuya fórmula, aún hoy, permanece en secreto.

CURIOSIDADES -66-

"Alta Costura"

En 1911, un sastre parisino que respondía al nombre de Franz Reichelt, intentó volar desde una balaustrada de la Torre Eiffel, a 274 metros de altura y con sólo una capa en forma de alas.
Según la autopsia, Reichelt no murió del golpe sino de un ataque al corazón antes de estrellarse en el suelo.


sábado, 13 de octubre de 2012

CURIOSIDADES -65-



En el momento en que el rey Alfonso XIII (1886-1941) deja España para iniciar su exilio en territorio francés (1931), no lo hace literalmente "con lo puesto". Lejos de verse en la necesidad de recurrir a la generosidad de sus linajudos "fieles", como quiso hacer creer la aristocracia española para salvar su "buen nombre", el monarca Borbón disponía de dos importantes y suculentas cuentas bancarias en París y Londres que le evitaron problemas económicos durante sus últimos años de vida. De hecho, cuando ya estaba confortablemente alojado en el Hotel Savoy de Fontainebleau, contaba con un buen colchón (48 millones de €uros de hoy día), pese a la confiscación de sus bienes y fortuna por parte de la recién proclamada IIª República, cifrada ésta en nuestros 144 millones de €uros!

Como hábil y bien aconsejado hombre de negocios, Alfonso XIII supo poner dinero de lado en el extranjero por un "si acaso" al sacar pingües beneficios de sus -algunos cuestionables-, chanchullos financieros con su gran amigo el entonces Duque de Alba. De ahí sus cuentas en bancos parisinos y londinenses.

Cuando falleció en Roma en 1941, en plena IIª Guerra Mundial, su fortuna había menguado sensiblemente hasta quedarse en una tercera parte de la suma inicial: 18,5 millones de €uros. En una década, se había gastado la friolera de 29,5 millones en coches, residencias, safaris a Sudán, viajes, fiestas, fulanas y estancias en hoteles de lujo a razón de casi 3 millones por año.

Retrato de Don Juan de Borbón y Battenberg, Infante de España y Conde de Barcelona (1913-1993).


En su testamento, legó la mayor parte de lo que quedaba (7,5 millones €) a su hijo y presunto heredero Don Juan de Borbón y Battenberg, Conde de Barcelona, y asignaba el resto a sus demás hijos los infantes, sin olvidarse de los habidos con Carmen Ruiz Moragas (Maria-Teresa y Leandro), que se vieron beneficiados con 1 millón de Pesetas de 1931 depositados en una cuenta en Suiza.   

FRANCO: El azote de los Masones



Franco y la masonería

 
 
En la España de los siglos XIX y XX la masonería tuvo momentos de gran poder hasta la Guerra Civil de 1936. Con la dictadura del general Francisco Franco, los masones se convirtieron en el símbolo por excelencia de los enemigos de la Patria, y fueron perseguidos sin tregua. ¿Qué tenía la masonería para que Franco la odiara tanto? ¿Era cierta la famosa confabulación judeo-masónica? ¿Es verdad que Franco fue masón en algún momento de su vida?

por Javier Navarrete

"Lo de Franco con la masonería era una verdadera fijación, una manía persecutoria, aunque la idea de la confabulación judeo-masónica no es suya, se acuña a finales del siglo XIX por autores antimasónicos, algunos pertenecientes a los jesuitas. Franco la toma de ellos, incorporándola a su particular discurso contra los masones." Así se expresa el masonólogo Alberto Valín, profesor de Historia Contemporánea de la Universidad de Vigo, confirmando que, para Francisco Franco Bahamonde, la masonería se convirtió en una verdadera obsesión, algo así como un enemigo personal al que atribuía todos los males de la Patria.

De hecho, el flamante general dio tempranas muestras de su peculiar fobia, antes de iniciarse la Guerra Civil. Cuando fue nombrado director de la Academia Militar General de Zaragoza, los enemigos que más encarnizadamente persiguió, expurgándolos como cizaña de aquel ámbito sagrado, fueron el comunismo, los masones y la sífilis, para él verdaderos jinetes del Apocalipsis. Y al levantarse en armas contra el gobierno republicano en julio de 1936, ya proclamó que lo hacía para liberar a España del comunismo y la masonería. El diario El defensor de Córdoba lo dejaba claro el 24 de ese mes: "Luchamos para formar un solo frente nacional contra los judíos y las logias de masones, contra Moscú y las sociedades obreras de tipo marxista". El 15 de septiembre, Franco publicó el primer edicto antimasónico de la España sublevada, declarando a la francmasonería fuera de la ley y culpando a sus miembros de "crimen de rebelión".

Archivo General de la Guerra Civil

Cumpliendo con esta proclama, persiguió a la masonería con especial empeño. En las ciudades que iban cayendo al avance de sus tropas, los masones eran encarcelados, sus bienes confiscados y anotados los datos de parientes y amigos. Por citar dos entre innumerables ejemplos, el local de la Logia Turdetana de Córdoba fue incendiado, y el Templo Masónico de Santa Cruz de Tenerife, incautado y convertido en sede de Falange.

Su afán inquisidor fue tan exhaustivo que el fichero de miembros y simpatizantes engordaba de forma espectacular, por lo que, en 1937, nombró a Marcelino Ulibarri director del Servicio de Recuperación de Documentos, con sede en Salamanca, para reunir allí todo lo incautado a las logias y centralizar la información sobre sus miembros. Y cumplió su misión mejor que bien. El profesor Valín, buen conocedor de la documentación elaborada en esa época, señala que "siendo alrededor de 4.500 los masones activos en la España de 1936, el Servicio llegó a confeccionar más de 80.000 expedientes personales de masones y simpatizantes, fichando incluso a quienes lo habían sido en el siglo XIX, tanto en la Península como en las colonias". Hoy es el Archivo General de la Guerra Civil, y cuenta con el más importante fondo documental sobre la masonería y su persecución en esos tiempos.

Perseguidos después de muertos

Entre los muchos datos que reflejan la peculiar obsesión de Franco por acabar con la masonería y borrar, incluso, el rastro de su memoria, resulta llamativo el que, el 21 de diciembre de 1938, diera un plazo de dos meses para eliminar de todos los cementerios cualquier símbolo masónico que existiera en sus tumbas y panteones.

Cuando, en 1939, dictó la Ley de Responsabilidades Políticas que declaraba fuera de la ley a las logias masónicas y a sus miembros, tuvo la cruel argucia de hacer retroactiva su aplicación hasta 1934, lo que le permitió perseguir impunemente a todos aquellos que eran masones cuando su actividad resultaba perfectamente legal en los años previos a la Guerra Civil.

Su inquina llegó a establecer que las sanciones económicas se cobrarían "aunque el responsable falleciere antes de iniciarse el procedimiento", haciéndolas efectivas con cargo a la herencia, e incluso responsabilizando de la deuda a los herederos. Ni la muerte, pues, limpiaba la mancha de ser masón.

La amenaza permanente

Terminada la contienda, en marzo de 1940 Franco promulgó la Ley para la Represión de la Masonería y el Comunismo, creando el Tribunal Especial del mismo nombre para su aplicación. Esta ley castigaba a masones y simpatizantes con penas que alcanzaban los 30 años de cárcel para los grados más altos. La masonería, en definitiva, representaba tan grave pecado que nadie podía ser miembro de un Tribunal de Honor militar si tenía algún pariente, hasta segundo grado de consanguinidad, que hubiera sido masón.

Franco convirtió su monomanía antimasónica en uno de los pilares ideológicos del Régimen, y en sus discursos nunca faltaba la tradicional coletilla sobre la confabulación judeo-masónica unida al comunismo internacional. La masonería era la amenaza permanente del "enemigo que acecha en la sombra" y la causa de todos los desastres históricos de España, desde la pérdida de Gibraltar a la de los territorios de América, pasando por Cuba y Filipinas. Incluso hubo quien consideró a la IIª República Española, en bloque, como una "operación masónica", ya que seis de sus jefes de gobierno pertenecieron a la masonería y en las cortes constitucionales de 1931, de los 470 diputados existentes, se estima que 150 eran masones. Repartidos, eso sí, entre todos los partidos políticos, tanto de la izquierda como del centro y la derecha.

¿Perteneció Franco a la masonería?

Parece imposible que quien tanto empeño puso en acabar con la masonería, hubiera sido masón. Y, sin embargo, hay datos que apuntan en esta dirección y la posibilidad de que sea cierto, reconoce el profesor Valín, "todavía se discute en algunos foros".

Francisco Franco Bahamonde pertenecía a una familia de ideas liberales y marcada vocación militar, en la que no faltaron miembros de la masonería. Entre ellos, uno de los hermanos de Francisco: Ramón, quizás el más brillante de todos. Aviador militar, fue el héroe que realizó la travesía del Atlántico sur en el famoso hidroavión Plus Ultra. Claramente liberal y antimonárquico, cuando se produjo el levantamiento dirigido por su hermano se alineó, sin embargo, en sus filas. Otro hermano, Nicolás, no llegó a ser masón pero se quedó en puertas ya que se hizo rotario, antesala entonces de la masonería.

¿Y Francisco Franco? El conocido investigador de la masonería española Ferrer Benimeli apuntó la posibilidad de que, cuando menos, Franco intentara ingresar en la masonería siendo teniente coronel, en Larache, hacia 1926. Citó dos logias como probables objetivos del intento: la Lukus y la Lixus. Al parecer, fueron sus propios compañeros de armas los que le pusieron el veto por no reunir los méritos necesarios. Algunos afirman que volvió a intentar el ingreso en 1932, ya en Madrid, con el mismo resultado. No obstante, no se ha encontrado documentación que corrobore definitivamente esta sospecha, y el tema sigue siendo objeto de estudio.

En cualquier caso, si fuera cierto, es muy posible que Franco guardara profundos agravios contra la organización que lo rechazó. Una malquerencia a la que se sumaba su aversión a las ideas liberales y a los movimientos políticos en los que habían participado los masones durante la turbulenta IIª República. Quizá fuera esto lo que despertó su fobia, activa hasta tal punto que llegó a escribir personalmente artículos en la prensa y una novela que culminó en la película Raza, dando así rienda suelta a su obsesión antimasónica…

 
"Franco y la Masonería" in "Mas Alla" Nº194, Abril 2005.

jueves, 11 de octubre de 2012

Cita de la Semana



"Si una ley es injusta, el hombre no sólo tiene el derecho a desobedecerla sino que ha de comprometerse a hacerlo."

Frase de: Thomas Jefferson, IIIº Presidente de los Estados Unidos de América (1743-1826).

miércoles, 10 de octubre de 2012

Anécdotas Históricas -195-



Cuando los reyes de España Alfonso XIII y Victoria Eugenia ya se encontraban exiliados en Francia e instalados en el Hotel Savoy de Fontainebleau, formaban una pareja rota, incapaz de compartir el mismo techo desde hacía años. En la última discusión que tuvo Alfonso XIII con la reina, éste le reprochó duramente su amistad con los Duques de Lécera y le dio a elegir: o ellos o él; furiosa, Victoria Eugenia le contestó en inglés:

-"I choose them, and I don't want to see your ugly face never more!" /"¡Les elijo a ellos, y no quiero volver a ver tu fea cara nunca más!"

Anécdota de: Victoria Eugenia de Battenberg, Reina de España (1887-1969).

lunes, 8 de octubre de 2012

Anécdotas Históricas -194-



Fue el rey Carlos I de Inglaterra quien, en los días previos a su ejecución, declaró aquello de:

-"La democracia es una broma griega."

Anécdota de: Carlos I, Rey de Inglaterra, de Escocia y de Irlanda (1600-1649).

 

Anécdotas Históricas -193-



Cuando el rey Carlos I tuvo que refugiarse en Escocia para esquivar las tropas de Cromwell que habían tomado Oxford (1646), fue apresado y luego canjeado por el ejército escocés presbiteriano por la coqueta suma de 2 millones (1647). Al enterarse de la noticia, el monarca prisionero declaró:

-"Es mejor estar con los que me han comprado que con los que me han vendido."

Anécdota de: Carlos I, Rey de Inglaterra, Escocia e Irlanda (1600-1649).

sábado, 6 de octubre de 2012

CURIOSIDADES -64-



Cuando el 16 de diciembre de 1704, en la capilla del Palacio de Lunéville, se casa el entonces Marqués Marc de Beauvau-Craon (1679-1754) con la Condesa Anne-Marguerite de Ligniville y del Sacro Santo Imperio Romano Germánico (1686-1772), hermosa favorita del Duque Leopoldo I de Lorena, nadie se imaginaba que aquel matrimonio entre dos personas de tan alta alcurnia iba a ser tan prolífico como duradero. Él tenía 25 años y ella 18 primaveras.
Antes de que se cumpliera el primer aniversario de bodas, la flamante marquesa dio a luz a su primer retoño: una niña (1705); la primera de los veinte que tuvo la pareja en total y, caso extraño para la época en que la mortandad infantil era alta, todos y cada uno de ellos llegaron a la edad adulta. Tuvieron nada menos que 12 niñas y 8 varones; una proeza que debió levantar cierta envidia entre sus iguales.
Mientras la esposa estuvo atareada en asegurar la descendencia, el marqués fue ascendiendo en el favor del Duque Leopoldo I de Lorena (amigo de la infancia y juventud) y de su heredero el Duque Francisco III Esteban de Lorena -futuro emperador Francisco I del Sacro Santo Imperio Romano Germánico-; creado Marqués de Craon, Leopoldo I le ofrecerá el marquesado de Haroué (al Sur de Nancy) dónde encargará la construcción del nuevo castillo al prestigioso arquitecto Germain Boffrand. Finalmente, el emperador Carlos VI de Austria le concedería el envidiable rango de Príncipe del S.S.I.R.G., creándole 1er Príncipe de Craon. En las cortes lorena y francesa, la pareja era comúnmente conocida como SS.AA.SS. el Príncipe y la Princesa de Beauvau-Craon. Acabaron siendo virreyes de la Toscana y se instalaron en Florencia hasta 1749, fecha en que el Príncipe se retira del servicio y pasa sus últimos años en su castillo de Haroué.
Su matrimonio duró 50 años. Él murió a sus 75 años y ella a sus 86.

Detalle del cuadro de Ollivier "Té a la inglesa en el salón del Príncipe de Conti" realizado en 1764: en el fondo, aparece la Duquesa de Mirepoix tetera en mano sirviendo té a Madame de Vierville.


La segunda hija de los Príncipes de Beauvau-Craon,  Anne-Marguerite Gabrielle de Beauvau (1707-1790), casó en primeras nupcias con el Príncipe Jacques Henri de Lorena, Príncipe de Lixheim y de Mortagne, del que enviudó en 1739. Casaría nuevamente con un afamado militar: Gaston Pierre Charles de Lévis-Lomagne, Duque de Mirepoix y Mariscal de Francia, embajador de Luis XV en la Corte de Saint-James, también viudo de un primer enlace desde 1736. La Mariscala de Mirepoix será dama de honor de la Reina María Leszczýnska, una habitual del restringido círculo de amigos del Rey Luis XV, y la confidente de la Marquesa de Pompadour y de su sucesora la Condesa du Barry.

Retrato de Gaston Pierre Charles de Lévis-Lomagne, Duque de Mirepoix y Mariscal de Francia (1699-1757).


El Chef del Duque y de la Duquesa de Mirepoix creó para su mesa la famosa "Salsa Mirepoix", una receta a base de cebollas, zanahorias, apio cortado en daditos y condimentado con hierbas aromáticas, a veces caramelizados con panceta o jamón, y que sirve para aromatizar las sopas, carnes y pescados.


Retrato en miniatura de la Marquesa de Boufflers.


La quinta hija de los Príncipes de Beauvau-Craon, hermana pequeña de la anterior, Marie-Françoise Catherine de Beauvau (1711-1787), casó con Louis François de Boufflers, Marqués d'Amestranges, pero fue más conocida como "Marquesa de Boufflers". A sus 34 años, se convirtió en la amante oficial del ex rey polaco Estanislao I Leszczýnski, suegro de Luis XV, que era 30 años mayor que ella, lo que no impidió que coleccionara amantes más jóvenes y ardientes. Su fama de seductora le valió el apodo de "la Dama de Voluptuosidad". Fue también una gran artista plástica y la mejor amiga del más brillante cerebro femenino de su época, la Marquesa du Châtelet-Lomont. 

Cita de la Semana



"Lo importante no es lo que nos hace el destino, sino lo que nosotros hacemos de él."

Frase de: Florence Nightingale, enfermera, escritora y estadística (1820-1910).

viernes, 5 de octubre de 2012

Anécdotas Históricas -192-



Cuando en 1604 se declaró un violento incendio en el Real Sitio de El Pardo, a la afueras de Madrid y dónde los monarcas españoles habían atesorado numerosas obras de arte pictórico, el rey Don Felipe III se interesó por la suerte de uno de sus cuadros favoritos:

-"¿Se ha quemado la Venus de Tiziano?"

-"No, Señor. Se ha salvado." aclaró el interlocutor.

-"Pues lo demás no importa. Ya se volverá a hacer." sentenció el monarca.

Anécdota de: Felipe III de Austria, Rey de las Españas y de las Indias (1578-1621).

Anécdotas Históricas -191-



Maria-Antonieta de Austria, esposa del rey Luis XVI de Francia, no se distinguió por tener un carácter reflexivo y serio en sus primeros años de matrimonio y de vida en Versailles. Atrapada en un ambiente cortesano que nadaba en la despreocupación y frivolidad más absoluta, dónde la moda, la peluquería, las novelas ligeras y los chismes eran principales temas de conversación, la joven reina dedicó sus horas libres a leer obras muy populares entre las jóvenes de París, en su mayoría novelas edulcoradas sobre amores e idilios. Con el tiempo y llegando la madurez después de sus sucesivas maternidades, la soberana reconoció su pésimo gusto a la hora de elegir libros:

-"¡No leo más que porquerías!" 

Anécdota de: Maria-Antonieta de Austria-Lorena, Reina de Francia y de Navarra (1755-1793). 

Anécdotas Históricas -190-



Cuando en la corte de Versailles se anunció el compromiso del entonces Duque de Chartres, hijo de "Monsieur" Felipe, Duque de Orléans -hermano menor del rey Luis XIV- y de la deslenguada Princesa Palatina Elisabeth Carlota de Baviera, con una de las hijas bastardas legitimadas del monarca habidas con la Marquesa de Montespan, la Duquesa de Orléans entró en una furiosa indignación difícil de contener. Intentó, por todos los medios, impedir semejante matrimonio; pero fue en vano y tuvo que doblegarse.
Tras la boda, celebrada por todo lo alto en Versailles el 18 de febrero de 1692, la madre del novio no pudo reprimir su disgusto al ver a la flamante Duquesa consorte de Chartres:

-"¡Mi nuera se parece a un culo como dos gotas de agua!"

Anécdota de: Elisabeth Carlota de Baviera-Zimmern, Princesa del Palatinado, Duquesa de Orléans (1652-1722).

martes, 2 de octubre de 2012

Anécdotas Históricas -189-



Tras producirse el 22 de julio de 1921 el desastre de Annual (Marruecos), que sentenció la derrota de España frente a los Rifeños comandados por Abd el-Krim y se tradujo con 13.000 bajas en las filas españolas más los 492 soldados caídos en manos enemigas, el Gobierno de Alfonso XIII tuvo que negociar el rescate de aquellos supervivientes. Llevadas por el empresario Horacio Echevarrieta, las negociaciones con Abd el-Krim llegaron finalmente a un acuerdo económico: los Rifeños liberaron a los 326 supervivientes españoles por la suma de 80.000 duros de plata (unos 3 o 4 millones de pesetas de entonces), el 27 de enero de 1923.

Ante tamaña suma, el rey Alfonso XIII no pudo reprimir su extrañeza y hacer la siguiente observación con tono despectivo:

-"¡Pues si que resulta cara la carne de gallina!"  

Anécdota de: Alfonso XIII, Rey de España (1886-1941).

lunes, 1 de octubre de 2012

Cita de la Semana




"Es una desgracia cuando nos faltan el ingenio para hablar y el tacto para callar".

Frase de: Jean de La Bruyère, ensayista y moralista (1645-1696).